Por Antonio Rosselot
29 julio, 2020

En febrero del año pasado, Jimmy fue encontrado en pésimas condiciones por un policía del condado de Jefferson (Missouri) y llevado a un hospital veterinario, donde se recuperó satisfactoriamente. El hombre que lo dañó, en tanto, fue identificado y merecidamente encarcelado con una fianza de 50 mil dólares.

Los seres humanos nunca perdemos la capacidad de asombro, tanto para lo positivo como lo negativo. Y si bien estamos lamentablemente acostumbrados a ver casos de maltrato o abuso animal, el siguiente superó todos los umbrales de indiferencia.

En febrero de 2019, un policía circulaba por la zona de Antonia, a las afueras de St. Louis (Missouri, EE.UU), cuando miró hacia una zanja y vio un horrible espectáculo: un pequeño perro salchicha negro yacía inerte en el lugar, con las patas y el hocico amarradas con cinta aislante.

TW: Jefferson County Sheriff’s Office

De acuerdo a la investigación, el perrito habría sido maltratado y abandonado por su dueño, quien lo habría lanzado desde un vehículo a la zanja.

Cuando fue encontrado, unas 12 horas después del incidente, el pequeño can —bautizado después como Jimmy— estaba con mucho frío, hambre y probablemente con una conmoción cerebral por el golpe. Fue llevado de inmediato a la veterinaria Ivan Animal Hospital, donde se fue recuperando progresivamente.

Luego del rescate, la misión de la policía era encontrar al responsable de esta atrocidad. Tras varios esfuerzos y un minucioso trabajo de identificación, lograron dar con un nombre: Paul Garcia.

Jefferson County Sheriff’s Office

«El oficial tuvo la viveza de guardar la cinta aislante, la llevó al laboratorio y los técnicos trabajaron por horas en ella. Lograron separar la cinta aislante y encontraron una huella dactilar en su parte pegajosa».

Grant Bissell, de la oficina de sheriffs del condado de Jefferson, a FOX 2 News

Eventualmente Garcia fue encontrado por la ley, asumió su culpa y fue llevado a prisión bajo una fianza de 50 mil dólares. Los cargos que se le imputaron fueron los de abuso animal y acción criminal armada contra animales, los que hubiesen sido más severos en caso de que Jimmy falleciera.

Jefferson County Sheriff’s Office

Afortunadamente no fue así, y mientras su perpetrador estuvo encerrado en la cárcel, Jimmy fue recibido como un rey en el hospital. Si bien quedó con una mínima secuela en su equilibrio por el grave impacto, mueve su cola con una rapidez que denota mucha felicidad.

No sabemos si Jimmy finalmente fue dado en adopción, pero lo que sí sabemos es que, después de haber tocado fondo por culpa de un desalmado, se pudo levantar para vivir radicales cambios en su vida, todos para bien.

¡Se lo merece!

Puede interesarte