Por Cristofer García
7 julio, 2020

Este cachorro, encontrado en Turquía, afortunadamente fue visto a tiempo por rescatistas y ahora está en buenas manos. Espera recuperarse con una cirugía.

Uno de los actos más crueles del mundo es herir a un perro y luego abandonarlo a su suerte. Además del maltrato animal que este vive, no tiene manera de defenderse por sí mismo y recuperarse; está condenado a morir sin ayuda. Afortunadamente, también existen personas que salen en rescate de estas pobres criaturas.

Un cachorro fue dejado amarrado a un árbol con un alambre en la ciudad de Karataş, al sur de Turquía. Sin embargo, no fue solo eso, sino que también fue herido en sus patas con una pistola de perdigones.

Dev Naz
Dev Naz

Tal parece que para el agresor no fue suficiente abandonarlo a la soledad y el hambre, sino que también tuvo que inmovilizarlo. No obstante, su rescatista, Dev Naz, llegó a tiempo para hacerse cargo de él. Naz, dedicado al auxilio de animales en estas condiciones, relató en su canal en Youtube que su estado era lamentable.

Dev Naz

“Este pobre estaba atado a un árbol, cuando nos acercamos a él estaba paralizado hasta la cintura. Luego descubrimos heridas de bala en la pistola de perdigones que lo golpearon directamente en la columna vertebral”, comentó en la descripción del video.

Tal como se puede apreciar en el video, el peludo está asustado, triste y sin saber cómo actuar. Tampoco se puede mover, así que Naz lo llevó consigo hasta su camioneta para examinarlo mejor y así determinar qué hacer para ayudarlo.

Estaba totalmente paralizado; se dejó caer sobre la parte posterior del vehículo y sus patas traseras no respondían. Ahí fue cuando encontraron las heridas de perdigones y determinaron que su inmovilidad era producto de esta agresión.

Dev Naz

“Esta es una operación muy peligrosa y es posible que no pueda volver a caminar”, agregó.

Dev Naz

Con al ayuda de Dev y su organización de ayuda para los animales abandonados, planean recaudar el dinero para poder proceder a la intervención quirúrgica que le devuelva la movilidad. Aunque es incierto que sea exitosa y es costosa. La vida del peludo está en manos de quienes deseen ser solidarios con su causa.

Puede interesarte