Por Luis Lizama
2 octubre, 2019

No capturaron peces, pero sí un pedazo de historia.

La vida nos sorprende cuando menos lo esperamos. Un día de estos podemos salir a comprar y regresar siendo millonarios ¿sería bueno no? En este caso nadie ganó dinero ni algo parecido, fue más bien un descubrimiento importante. Toparse con un pedazo de la historia no es para nada común, muy por el contrario.

Un grupo de amigos de Ezeiza (Argentina) salió a pescar a un arroyo cercano a sus casas, pero lo que consiguieron fue algo más que un pez. Hallaron el caparazón de un gliptodonte, un animal extinto que es pariente del armadillo.

Carlos Pegazzini

«Hola mamá, ya llegué de pescar, no capturé peces pero sí un gliptodonte», diría yo a mi madre si fuese uno de aquellos chicos que descubrió el caparazón del animal.

Como mínimo tendría 10 mil años de antigüedad, aunque algunos lo ubican desde hace millones de años. Esta criatura en particular no sería de los más antiguos, pero sigue siendo igual de valioso. 

Y es que el barrio entero se sorprendió con la pieza arquitectónica,  en Spegazzini, Ezeiza (Buenos Aires, Argentina). Aunque no es la primera vez que ocurre algo similar, de hecho en 2015 ya habían encontrado uno en el mismo arroyo, a solo kilómetros de distancia. 

Caparazón descubierto en 2015 (Clarín)

Comenzaron a cavar y al darse cuenta que había algo raro, siguieron hasta descubrirlo. Pensaron que era un huevo de dinosaurio, como ellos mismos comentaron, pero al no tener certeza decidieron pedir ayuda. 

 

Llamaron a otro amigo, que transmitió el descubrimiento en vivo a través de sus redes sociales y allí comenzó el torbellino. Se hizo viral, llegó la televisión y llevan días haciéndole compañía al caparazón.

Según relatan los chicos, tenían conocimiento del «huevo» desde hace tiempo, pero al tratarse de algo que podría tener valor, decidieron guardar el secreto, hasta ahora.

“Estábamos pescando y metimos la mano y estaba el hueco éste. Lo venía escondiendo hace dos años y hoy se los mostré a los chicos”

Comentó Imanol Ojeda en la transmisión en vivo.

Museo nacional de las culturas del mundo

Al hacerse público, llegaron autoridades y personas curiosas, el lugar se llenó de gente y reporteros, era un descubrimiento único.

El paleontólogo Oscar Vique, confirmó la importancia del hallazgo ya que se encontraría en «estado único», conservando su integridad a pesar de los años.

El gliptodonte habría quedado en esa posición al estar bebiendo agua del arroyo. Según los expertos, su extracción se completaría en unos 15 días como máximo, debido a la delicadeza con que se debe trabajar.

Puede interesarte