Ahora tienen sus tarjetas de identificación y sus propias casitas.

En las ciudades suelen haber un montón de perros callejeros producto del descuido del humano, ya que no suelen esterilizar a sus mascotas, y los más crueles incluso las abandonan, haciendo imposible controlar su población.

Estos tres perritos de São Leopoldo, Brasil, seguramente fueron consecuencia de ello y estaban destinados a vagar por las calles sin alimento, amor, o refugio.

Aunque eso era antes de que una familia se convirtiera en dueña de una gasolinera del sector y les cambiara la vida para siempre.

Facebook @adoteumviralatars

Resulta que los tres amigos solían deambular hambrientos intentando conmover a los clientes de la gasolinera para que les dieran algo de comer, pero sus dueños los espantaban para que no volvieran a hacerlo.

Afortunadamente, el lugar fue vendido y una nueva familia amante de los animales llegó a hacerse cargo del negocio, aunque no sin antes recibir una advertencia del antiguo dueño: «Nos dijeron que había algunos perros que iban allí de vez en cuando en busca de refugio por la noche y comida. Nos dijeron que no se les debe alimentar o prestar atención, porque si les dábamos comida o atención, se quedarían allí para siempre» recordó Gabriel, el nuevo dueño.

Si bien puso atención a la advertencia, no lo hizo para obedecerla, sino para darle la bienvenida a esos perros y consentirlos tal como lo merecían.

Facebook @adoteumviralatars

No pasó demasiado tiempo para que los callejeros se sintieran a gusto allí y decidieran quedarse para siempre.

Entonces, Gabriel decidió hacerlos empleados, socios y miembros de la familia, pues no quería que los clientes creyeran que no tenían dueño, ellos tenían ahora una familia que los quería y protegía, y era importante que la ciudad lo supiera para que nadie se los llevara ni les hiciera daño.

Facebook @adoteumviralatars

Todos los perritos -apodados Marmaduke, Mano y Trakinas- adquirieron un collar y un documento que los identifica como miembros oficiales de la gasolinera.

KaciaApollo
KaciaApollo

¡Y por fin obtuvieron sus propias casas!

KaciaApollo

Y ahora que son reconocidos allí, todos los clientes quieren acariciarlos y regalarles uno que otro bocadillo. Incluso gracias a ellos, el negocio ha conseguido muchos clientes más, que están muy felices con la nueva contratación.

«Como residente de São Leopoldo, felicito a los nuevos propietarios y sus empleados. Yo ya era un cliente, pero ahora lo soy aún más. Mi consejo a los demás: ¡Llene sus tanques de gasolina aquí!» dijo un usuario a través de Facebook.

Puede interesarte