Por Antonio Rosselot
9 septiembre, 2020

La gata Rosie no olvidó a quienes la ayudaron a sobrevivir en los calurosos días de California (EE.UU), por lo que decidió presentar a sus pequeños Alio, Olio y Harris en sociedad. Los felinos fueron llevados a una protectora animal, donde lograron florecer y mostrar su tierna personalidad.

La historia que les contaremos a continuación tiene por moraleja que uno nunca debe olvidar a la gente que alguna vez lo ayudó, y menos a la que le cambió la vida.

Hace unos días, una gata callejera apareció en un barrio de la ciudad de Moreno Valley (California, EE.UU) buscando comida. Se metió al jardín trasero de una casa, donde fue vista por los residentes y recibió un buen plato de comida para llenar su estómago.

Alley Cat Rescue

A lo largo de los días, la familia continuó entregando alimento y agua a esta callejera. Pero una noche en particular, ella llegó como siempre a la residencia, sólo que esta vez estaba acompañada de dos de sus pequeñas crías: había sido madre hace poco y debía alimentar a su descendencia.

Ante esta demostración clara de confianza, la familia supo que debía ayudar, así que contactó a la protectora Alley Cat Rescue de Los Angeles con la intención de que rescatara a la gata y sus pequeños y los llevara a un lugar seguro, alejado de las grandes olas de calor que aquejaron a California hace unas semanas.

Alley Cat Rescue

Con la ayuda de la familia y voluntarios, los rescatistas lograron llevarse a la gata y sus dos crías, pero faltaba una más, que se había mostrado muy elusiva esos días. Mientras lo buscaban activamente, la gata Rosie y sus pequeños Alio y Olio comenzaron a acostumbrarse a la vida de interiores.

Los pequeños se adaptaron muy bien a los espacios de su casa de acogida temporal, recorriendo todo el lugar con sus juegos y actividades. En tanto, Rosie pudo tener el descanso que necesitaba luego de una crianza complicada y llena de baches.

Alley Cat Rescue

Los vecinos lograron ver al gatito que faltaba y lo rescataron después de varios días de intentos: estaba escondido en el motor de un automóvil. Harris —como fue bautizado— se mostró asustado e inquieto al principio, pero eso cambiaría con el tiempo.

Luego de una necesaria sesión de mimos y paciencia, Harris comenzó a mostrar su real cara, disfrutando del cariño de los humanos. Su faceta ruda y defensiva del comienzo se derritió por completo, permitiendo mostrar a un dulce felino por dentro. Por lo mismo, no pasó mucho tiempo hasta que fuese entregado a un hogar de paso, desde donde se gestionará su adopción.

Rosie, en tanto, también mostró lo mejor de sí en un ambiente hogareño: sabiendo que sus pequeños estaban en buenas manos, comenzó a pasar más tiempo con sus amigos humanos. Ya retirada de la maternidad, Rosie logró encontrar un hogar donde será mimada y consentida hasta el final de sus días.

Alio y Olio, en tanto, siguen con su familia de acogida esperando encontrar un hogar definitivo: en estas semanas han crecido muchísimo y sus personalidades están comenzando a surgir.

Alley Cat Rescue

¿Qué te parece esta tierna historia? ¡Déjanos tu comentario!

Puede interesarte