Por Cristofer García
15 mayo, 2020

Esta familia de 5 gatos ahora puede estar tranquila, ya no tendrán que vivir en una caja. Si pasaba más tiempo podía ocurrir algo peor.

Un par de rescatistas lograron salvar la vida de una gata de la calle, pero no se esperaban la sorpresa que descubrieron luego. Esta gata, como buena madre, llevó a sus salvadores hasta donde se encontraban sus crías, para que los ayudaran a todos. Uno de los pequeños gatitos tenía una condición especial.

Con mucha casualidad, Kris y Kia Papiernik del grupo de rescate Kolony Kats en Filadelfia, se toparon con la peluda cuando cruzaba la calle. Decidieron darle algo de comer y luego seguirla hasta donde vivía.

kolonykats

«Este día en particular era frío y no había nadie afuera. Nos detuvimos para ofrecerle comida a la gata, y fue entonces cuando notamos de inmediato que estaba lactando», dijo Kris a Love Meow. Ahí esperaron hasta que los llevara hasta sus crías.

«Esa es nuestra táctica habitual cuando vemos a una mamá gata lactante. Siempre nos ‘llevan’ a sus gatitos», agregó Kris.

kolonykats

Y ahí estaban, cuatro pequeños gatitos con muy poco de nacidos y guardados en una caja, donde su madre los cuidaba del entorno exterior. Ellos se encontraban en las afueras de una casa, por lo cual los rescatistas hablaron con el dueño para darle un mejor hogar a estos peludos.

«Estuvo de acuerdo. Regresamos al día siguiente y recogimos a esta pequeña familia. Fue entonces cuando notamos que teníamos un gatito especial», comentó Kris.

kolonykats

Este pequeño era diferente al resto, tenía un solo ojo y un labio leporino. Sin embargo, él era el más valiente de los pequeños y el que más interactuaba. Los 5 felinos fueron llevados al veterinario para revisar en cuales condiciones se encontraban y los resultados fueron positivos.

«Todos tuvieron un gran examen. Mamá cuidaba mucho a estos bebés dadas las circunstancias. El bebé especial fue diagnosticado con labio leporino y anoftalmia, que es un trastorno genético que causa la ausencia del globo ocular y el tejido ocular. Ambas condiciones son puramente cosméticas y no afectarán su calidad de vida», contó Kia.

kolonykats

La madre de los mininos, que fue llamada Eleanor, sintió un enorme alivio al empezar esta nueva vida, llena de seguridad y comodidad, luego de pasar tanto tiempo luchando en la calle para sobrevivir. Ella comenzó a mostrar cariño a sus rescatistas, pero sin dejar de atender a sus pequeñas crías.

El pequeño de condiciones especiales fue llamado Kurduroy, y efectivamente, era el más liviano de todos. Pero eso no lo detenía para mostrar su gran personalidad.

kolonykats

«Tiene la personalidad más grande de todas. Es muy vocal y recientemente descubrió el plato de agua. Está fascinado por el agua y le encanta jugar en él», dijo Kia.

Con mucha suerte y por casualidad, llegaron hasta esta familia peluda justo a tiempo, para evitar una tragedia peor, porque los pequeños iban a comenzar a crecer y salir de su caja.

kolonykats

«Mamá nunca más tendrá que cuidar otra camada. Ahora puede ser una gata. Sus bebés nunca sabrán lo que es dormir en temperaturas frías, sufrir lesiones, luchar por territorio o comida, o ser perseguida por gente que no los quiere cerca», expresó Kris.

Estos peludos empezaron una nueva vida totalmente diferente y esperan que alguna familia los acoja de por vida en algún momento.

Puede interesarte