Por Alejandro Basulto
6 julio, 2021

Un husky llamado Koda, fue quien corrió hacia el envase en el que se encontraba para alertar a su dueña. Mientras esta minina, estaba aterrorizada allá dentro. Posiblemente, temiendo por su vida.

Dentro de una nevera que se encontraba metida en una bolsa de basura de plástica, una mujer que en ese momento estaba paseando tranquilamente a su perro, un hermoso husky siberiano llamado Koda, se encontraría con una sorpresa que en primer lugar la horrorizaría. Debido que en una banca de donaciones del Centro de Rescate de Fearless Kitty, ubicado en la ciudad de Fountain Hills, en Arizona, fue colocado este envase que dentro suyo no tenía cualquier cosa.

Ya que lo que abandonaron dentro de tanto empaque, era nada menos que una gata que se encontraba aterrorizada cuando lo ayudaron a salir.

Fearless Kitty Rescue / Facebook

Pobre minina que fue botada en ese lugar en una bolsa de basura, tal como si fuera un desecho más. Si no fuera por esta mujer que estaba paseando a su perro y al hecho de que este último corrió a avisarle de lo que había dentro del empaque cuando olfateó a la gata, capaz que se hubiera lamentado una tragedia ese día. Pero afortunadamente, Koda, el husky, reaccionó de la mejor manera, como si esa mítica rivalidad entre perros y gatos, fuera eso, un mito. Ya que al final de cuentas, él se transformó en el héroe de esta felina de pelaje negro.

Fearless Kitty Rescue / Facebook

Todo esto ocurrió el último sábado de junio a las 5:45 am del sábado, encontrándose hoy esta minina feliz junto a los voluntarios del Centro de Rescate de Fearless Kitty. Quienes después de agradecer a Koda y a su dueña por rescatarla, decidieron llamarla “Juliane”, que significa “intrépida”.

Debido a que luego de ser salvada, esta gata ha demostrado ser muy inquieta y sociable con quienes hoy la cuidan.

Fearless Kitty Rescue / Facebook

“Durante el fin de semana, arrojaron a una dulce gatita en nuestro banco de donaciones, lo metieron en una hielera, lo cerraron con cremallera y lo envolvieron en una bolsa de basura de plástico. Esta pobre chica estuvo sentada allí probablemente durante unas horas, pero tenía un salvador [Koda, el perro] (…) A través de una serie de eventos y gente muy cariñosa, esta gatita se salvó. La gatita, ahora conocido como “Juliane”, está bien y ya ha sido vista y evaluada por nuestros maravillosos socios en El Dorado Animal Hospital. Ella vino a nosotros con una condición médica preexistente”.

– comunicaron a través del Facebook del Centro de Rescate de Fearless Kitty

Existe la posibilidad que durante su tratamiento en el centro veterinario, se le debe amputar la cola, ya que se encontró una extraña masa en ella. Informando uno de los portavoces del refugio, que ya es la tercera vez que un gato es abandonado y dejado cerca de ellos, solicitando que quienes piensen abandonar su gato, que se preocupen al menos de seguir las instrucciones de admisión en su sitio web.

Mientras que, en las buena noticias, es probable que en las próximas semanas Juliane sea puesta en adopción.

Puede interesarte