Por Lucas Rodríguez
8 marzo, 2019

Una gata maliciosa se negó a dejarse llevar adentro de la casa. Tuvieron que llamar a su dueña, la que la tomó sin ningún problema luego de hablarle un poco de francés.

Si hay una mascota que tiene una voluntad de acero, son los gatos. La gente que no disfruta de su presencia, generalmente se quejan porque no hacen caso cuando los llaman o que no parecen devolver el cariño o la atención que uno les da. 

Pixabay

Pero los que queremos a los gatos conocemos la verdad: ellos crean relaciones de confianza, muchas veces solamente con su dueño más cercano. Es por esto que alguien que ve al gato por primera vez le puede parecer lejano o incluso agresivo. 

Para ilustrar esto, surgió en Internet un video de lo más peculiar. Un hombre, smartphone en mano para grabar, se acerca a una gata llamada Lana, que está recostada con tranquilidad en el pasto del patio de la casa. 

Facebook. amazingly cat

Es la hora de que Lana se entre a la casa. Eso es lo que le dice el hombre del video, hablándole tanto en inglés como un par de palabras en francés. Pero la gata solo responde con gruñidos; incluso, cuando el hombre se acerca demasiado, le lanza un par de rasguños. 

Facebook: Amazingly Cat

Luego de varios minutos de gruñidos y rasguños, el hombre levanta la cámara: a lo lejos se ve a su novia, sonriendo entretenida. Él le dice que su gata no le hace caso y que es una endemoniada. 

Caminando con tranquilidad, ella se acerca a la gata. Hablándole en francés, la comienza a calmar, hasta que llega a su lado y la toma como si se tratara de un peluche. Incluso, y probablemente para burlarse un poco de su novio, le da un afectuoso beso. Él no puede creer lo que ve. 

Facebook: Amazingly Cat

No sabemos si habrá sido el que fuera su dueño o lo del francés, pero ese gato tiene doble personalidad.

Debe haber sido lo del francés.

Puede interesarte