Por Camilo Morales
14 enero, 2021

Dos inseparables gatitas callejeras fueron rescatadas por voluntarios. Pero así como son de unidas, también tienen personalidades muy distintas. “Keisha es muy activa, curiosa y alborotadora (…) Freya es relajada”, cuenta una de las rescatistas.

El compañerismo entre hermanos es una cualidad que también puede verse con claridad en el mundo animal. Este es el caso de dos gatitas de Montreal, Canadá, que llevaron el cariño entre hermanas a un nivel de supervivencia y de luchar unidas por salvar sus vidas.

Tal como consigna Love Meow, Milena, voluntaria del centro de rescate Chatons Orphelins Montréal, se encontró frente a frente con una gatita gris que, según ella, tenía unos siete meses. Mayor fue su sorpresa cuando se dio cuenta que la gata parecía estar embarazada y con mucha hambre.

Facebook Chatons Orphelins Montréal

Según cuenta la amiga de Milena, Celine Crom, que en ese momento la acompañaba “notó que la gatita estaba embarazada con una gran barriga. Parecía tener hambre, así que Milena abrió una lata de comida que tenía en su bolso“, dijo ella a Love Meow.

Así, la gatita gris comenzó a devorarse la comida con muchas ganas y a maullar. “Milena pensó que el gatito estaba feliz por tener algo de comer, haciendo pequeños maullidos alegres, pero de repente, escuchó a otro gato que venía por detrás“, aclaró Celine.

Facebook Chatons Orphelins Montréal

Una gata de color blanco y negro apareció en la escena, se trataba de la hermana del felino callejero. Melina y Celine decidieron llevarlas hasta el centro de rescate en donde trabajan. “Tenían menos de un año, probablemente de la misma camada. No se encontró ningún microchip. Decidimos llamarlos Freya (gris) y Keisha (blanco y negro)“, contó Celine.

Facebook Chatons Orphelins Montréal

Pero así como son inseparables, ambas hermanas también tienen personalidades muy distintas. “Keisha es muy activa, curiosa y alborotadora, y Freya es dulce y tranquila. Son la pareja perfecta (…) Keisha no le teme a nada y le encanta trepar al árbol de los gatos. Tiene un maullido ronco que a veces se queda en silencio. Freya es relajada, le encanta abrazar y frotar su cabeza contra su gente en busca de afecto“, detalló Celine, sobre la nueva vida de las dos hermanas.

Facebook Chatons Orphelins Montréal

Freya dio a luz a cuatro bebés, pero desafortunadamente murieron a los días después, ya que eran prematuros. Sin embargo, eso no fue un obstáculo para que las dos se adaptaran a su nuevo hogar y enfrentaran la vida juntas e inseparables, tal como lo hacían en la calle.

Puede interesarte