Por Camilo Morales
19 enero, 2022

Luego de pasar mucho tiempo vagando por las calles de San Petersburgo, Rusia, esta gatita callejera terminó viviendo en la jaula de una lince. En vez de atacarse, terminaron encariñándose.

Hay ocasiones en que animales de razas y especies distintas se pueden llevar bien por diferentes motivos. Y es que más allá de las diferencias que puedan tener y de las formas de vida que puedan adoptar, el cariño a veces traspasa cualquier barrera.

A pesar de que el instinto de supervivencia sea implacable en algunas especies, ellos también tienen el espacio para brindar y disfrutar del cariño de otros animales, aún cuando no tengan mucho en común.

Love Meow

Ese cariño fue el que tuvieron un lince de un zoológico con una gatita doméstica en San Petersburgo, Rusia, quienes se hicieron inseparables con el pasar de los días.

Según información de Love Meow, la gata estaba deambulando por las calles y no tenía un hogar donde quedarse. En medio de esa aventura se topó con un zoológico, atraído por el olor a la comida que había ahí.

Love Meow

Fue así que se acercó hasta la jaula de una lince. Sorpresivamente, los dos animales no se atacaron ni tampoco pelearon, de hecho, fue todo lo contrario: ambas se hicieron ‘amigas’ y no se separaron nunca más.

Hay que recordar que, a pesar de que sean de la misma familia de felinos, los linces tienen varias diferencias fisiológicas con los gatos domésticos, ya que sus cuerpos son más grandes, sus patas son más fuertes y, además, poseen un estilo de vida mucho más salvaje y mayor capacidad de supervivencia que los gatos.

Love Meow

La lince, que también era hembra, podría haberse sentido amenazado con la pequeña gatita al ver que le quería robar su comida, pero en vez de atacarla se acercó con curiosidad hacia ella y se dio cuenta que podían llevarse bien.

Al comienzo la gata visitaba todos los días a la lince y así aprovechaba de ser alimentada. Pero con el pasar de las semanas, la gata callejera decidió quedarse a vivir definitivamente junto a su ‘amiga’.

Love Meow

Desde ahora la gata doméstica pasó a ser un animal más de ese zoológico y comparte la jaula junto al lince. Ya son casi como dos almas gemelas.

Puede interesarte