Por Luis Lizama
29 mayo, 2020

Tuvo a cuatro lindos gatitos y, curiosamente, uno es igual a su amigo 🤔

Dicen que uno siempre vuelve a donde lo han tratado bien. Suena lógico, casi obvio, pero en el libre espíritu de los gatitos no es tan así. Ellos son del mundo, indomables e indiferentes. Con «Salami» fue diferente, porque ella sí acudió con sus amigos al verse sobrepasada. 

Es una gatita callejera, en plena gestación, que llegó hasta la casa de un amigo felino para dar a luz. Tuvo a cuatro pequeños peludos, gracias a una mano humana muy generosa. Se transformó en madre y ahora tiene un lindo hogar.

Ida Floreak

Corría el otoño de 2019, cuando «Salami» llegó por primera vez a la casa de Ida y su gatito. Nadie la conocía, era callejera y buscaba alimento.

«Ella vino y le gustó mucho», dijo Ida a The Dodo.

Ella es artista, pintora para ser exactos, y vive en Nueva Orleans (Estados Unidos), junto a su peludo amigo. “Se olían unos a otros y ella estaba más interesada en él que él en ella. Definitivamente estaba claro que ella estaba aquí para verlo, lo cual fue dulce”.

Ida Floreak

La mujer comenzó a dejar comida para Salami, haciéndose habitual su presencia en los jardines de la casa, o maullando en la puerta. Estaba hambrienta, pero también temerosa. 

Ida le tomó cariño y se dio cuenta que estaba embarazada. En su situación de calle, podía correr peligro.

Ida Floreak

Salami siempre fue libre, recorriendo las calles y llegando algunas veces a casa de Ida.  Su panza ya parecía explotar, hasta que un día llegó a eso de las 5 am pidiendo ayuda. 

Chillando, rogaba por un lugar cómodo y calentito. Ida la acogió y ayudó.

Ida Floreak

«Ella vino a las 5 y chillaba muy insistentemente, de una manera que parecía fuera de lugar. Así que la dejé entrar y ella comenzó a tener sus bebés alrededor de las 8 o 9 de la mañana. Me sorprendió porque pensé que cuando los tuviera no la vería en un par de semanas».

Comentó Floreak a The Dodo.

Salami supo que esa sería su familia, ya no quiso moverse más. Además, como cuenta Ida, ella parecía estar enamorada de su gato, que era más bien indiferente a su presencia. 

Sospechosamente, uno de los bebés es muy parecido al peludo dueño de casa. ¿Coincidencia?

Ida Floreak

Ida los ayudó, alimentó y refugió ¡Ahora son parte de la familia! 

Ida Floreak

La artista ha dicho que ya encontró hogar para los cuatro gatitos, pero que Salami se quedará con ella. 

El otro felino ya se acostumbró a su nueva compañera, también parece muy feliz.

Puede interesarte