Por Luis Aranguren
29 marzo, 2021

Tras meses de espera, llegó una familia capaz de comprenderla y darle todo el amor que necesitaba.

Lamentablemente existen animales que no tienen hogar, que se ven obligados a vagar en las calles y sobrevivir cada día. Aunque existan personas dispuestas a darle un hogar, no se dan abasto y pues hasta encontrar a esos seres especiales deben seguir en estos espacios.

Lamentablemente Bean tuvo que pasar por esto y es que por su rostro “amargado”, no era un animal muy querido.

Instagram / bebbybeansprout

Afortunadamente un refugio local la recogió y le dio calor, mientras alguien quisiera llevarla a casa y hacerle compañía. Pero tenían algo con su rostro, claramente no era una felina risueña, pero esto no quería decir que no fuese cariñosa.

Afortunadamente una mujer llamada Francisca Franken, oriunda de Alemania buscó adoptar un gatito al mudarse y ese refugio le llamó la atención. Al conocer a Bean, de inmediato se enamoró y sintió que tenía que ir a conocerla.

Instagram / bebbybeansprout

Cabe resaltar que Bean, como fue llamada al llegar al refugio, fue encontrada vagando en un parque de casas rodantes con muchas heridas y algunos problemas de salud.

El refugio para ella fue una escapatoria, le dieron la oportunidad de tener una mejor alimentación y con eso una vida maravillosa. Tanto que rápidamente la colocaron en adopción, y no tuvo la suerte hasta que Francisca escribió al refugio para poder verla.

 “Escribí al refugio y recibí una llamada, preguntando si estaba seguro de que Bean era la gata que quería conocer, porque nadie se había interesado en ella. Lloré al pensar que nadie la quería, así que hice una cita con ellos, porque estaba aún más decidido a conocerla”.

–Francisca dijo a LoveMeow

Entonces al conocerla, supo que no quería separarse de este felino que, si bien su mirada parecía odiosa, su corazón era todo lo contrario.

Instagram / bebbybeansprout

Se acercó cariñosamente e incitó a Francisca a quedarse en el refugio algunas horas, no quería dejarla pero tenía que seguir el proceso. Afortunadamente luego se fue a casa y ahora forman una feliz familia, llena de alegría y mucho amor.

“Se sintió como en casa desde el primer segundo. Se acostó en el sofá y tomó una siesta como si el sofá fuera lo más cómodo que había experimentado”.

–Francisca dijo a LoveMeow

Para su nueva cuidadora esto era algo maravilloso, justo eso era lo que quería y adoraba que se sintiese en su hogar, pues a partir de ese momento lo era. Ahora son grandes amigos, se llevan muy bien y están felices juntos, inclusive Bean tiene un Instagram y es bastante popular.

Instagram / bebbybeansprout

Esperemos que sean muy felices juntos a lo largo de sus vidas, sobre todo Bean se lo merece.

Puede interesarte