Por Daniela Morano
28 diciembre, 2018

Ahora que puede valerse por sí misma, no quiere separarse de sus humanos.

Rosalita es una pequeña gatita calicó encontrada por Chris, un rescatista animal en Los Angeles, California, Estados Unidos. Cuando encontró a Rosalita esta era tan chica que no podía generar suficiente calor con su cuerpo, así que la tuvo que llevar de inmediato al refugio donde la abrigó con una manta. 

Chris se contactó con Hannah Shaw, fundadora del Orphan Kitten Club, donde podrían ayudarle a encontrarle una familia a Rosalita. Hannah subió a su coche para buscar a la gatita lo más pronto posible.

Hannah Shaw

“Estos pequeños no pueden regular su temperatura corporal. A su edad, no tienen reflejos. Lo único que puede hacer un gatito es acercarse a algo que dé calor”, dijo.

Aunque Rosalita estaba débil, su corazón se mantenía fuerte. La mantuvieron en una incubadora, limpia y bien alimentada mientras la examinaban con atención, asegurándose de que mejorara.

Hannah Shaw
Hannah Shaw

Recién a las dos semanas abrió sus ojos por primera vez, para encontrarse con la gente que la salvó de la muerte. “Muchos bebés como Rosalita terminan en refugios sin familias que puedan llevárselos a una casa, y son sacrificados. Si encuentran un gatito en la calle, por favor hagan todo lo posible por encontrar a su mamá”.

Hannah Shaw

Una semana después Rosalita salió al exterior donde no podría haber estado más contenta. Su vista y audición mejoraron mucho en 4 semanas y de a poco comenzó a interactuar más con el mundo exterior. 

Poco después dejó de dormir en su incubadora y comenzó a dormir en una cómoda cama sólo para ella. Es obvio por su expresión que está muy contenta de recibir toda la atención de estos humanos. 

Hannah Shaw
Hannah Shaw

Pueden seguir el progreso de Rosalita en Instagram.

Puede interesarte