Por Luis Lizama
9 marzo, 2020

Los animales que viven en las calles sufren cosas terribles, sólo ellos saben todo lo que han pasado.

Son miles los animales que viven en las calles de todo el mundo. Abandonados o nacidos, conviven diariamente en una verdadera jungla de cemento, luchando por sobrevivir, por comer o beber agua. Su vida es realmente mala. Por eso es que al adoptar uno de ellos, nunca más se alejarán de ti, son agradecidos y conocen la maldad que hay en las ciudades.

Estos hermanos felinos fueron hallados en la puerta de un edificio de Brooklyn (New York, Estados Unidos), bajo un intenso frío y malas condiciones. Para su fortuna, fueron rescatados y puestos en un lindo hogar. El gatito color naranja, que sufre de entropión, una condición en que el párpado se invierte hacia adentro, estaba tan asustado que su hermana tenía que consolarlo, no quería volver a las calles. 

Infinite Hope

Ambos eran muy tímidos, aferrándose el uno al otro, pero una vez rescatados, comenzaron a ganar confianza. Tras la revisión del médico veterinario, se percataron que el felino naranja también tenía una versión gatuna del síndrome de Down.

«Fue después de que los atrapamos que nos dimos cuenta de que sus caras se veían diferentes. El veterinario que los examinó dijo que se trata de una anomalía cromosómica, una versión felina del síndrome de Down».

Expresó la organización Infinite Hope.

Más tarde, la madre humana que los adoptó, trató la enfermedad del atigrado naranja para prevenir infecciones y dolor en sus ojos. Su hermana jamás se apartó de su lado, cuidado en todo momento a su hermanito.

La mujer que los adoptó acababa de perder a su gatito de 10 años, pero apenas vio a estos gemelos, su corazón supo inmediatamente que serían los mejores hijos que podría tener.

Infinite Hope

Al principio no fue fácil para ellos, se escondían bajo la cama y siempre desconfiados, lo que suele ser normal en los animales que han pasado por las calles. Pero poco a poco fueron ganando confianza, siempre juntos y sin separarse por un segundo.

Con el pasar los meses, el par se mostró tal y cual eran, unos juguetones, tiernos y cariñosos. El pequeño Auggie, nombrado así en honor al protagonista de la película Wonder, ya no era tan tímido, todo lo contrario.

Infinite Hope

«Los necesitábamos y estamos muy felices de haber sido elegidos para ser su hogar para siempre. No pasan un día sin abrazos y besos».

A pesar de haber sufrido la indolencia y el frío de las calles, este dúo pudo recuperarse y hoy son felices en un hogar hermoso.

Puede interesarte