Por Daniela Morano
22 noviembre, 2018

Rollie es una verdadera inspiración.

Así como las personas nacen con problemas de salud, hay gatitos que también sufren de ciertas condiciones que les afectan su modo de vida. Wobbly Rollie, como su dueña Brittany Baker lo nombró, nació con hopoplasia cerebelosa, un trastorno neurológico que daña el desarrollo del cerebelo y en algunos casos, afecta el equilibro en quien lo padece.

Wobbly Rollie, quien fue rescatado siento un recién nacido, ha tenido una vida difícil debido a su enfermedad. Pero gracias a Baker, está aprendiendo paso a paso a moverse por su cuenta. “Quiero que la gente entienda que los gatos y otros animales con esta enfermedad pueden ser felices sin dolor ni incomodidad y tener una larga vida como cualquier otro”, dijo a StoryTrender.

“Rollie tenía problemas para sentarse y no podía avanzar mucho sin caerse. Con el tiempo ha florecido, tiene mucha más confianza en sí mismo. Es muy independiente y amoroso. Ahora puede usar su caja de arena aunque aún debe afirmarse a un lado”, explica sobre el avance del pequeño.

Y es que no importa lo difícil que sea para Rollie pararse y moverse por cuenta propia, Baker asegura que tiene mucho entusiasmo y ganas de mejorarse. Además, cree que es una inspiración para muchos otros gatos y animales con su condición.

“Muchos de estos gatitos son sacrificados porque la gente piensan que vivirán mal o no mucho tiempo y eso no es justo. Así que aquí estoy yo para decirles que están equivocados. Son muy cariñosos y juguetones y llenos de vida, y  si soy honesta, a veces pienso que Rollie me rescató a mí y no al revés”.

Esperemos que todo sean tan entusiastas como Rollie, y superen las adversidades de la vida. Si Rollie puede con esto, todos pueden.

Puede interesarte