Por Alejandro Basulto
29 marzo, 2021

“Él simplemente dio un paso al frente y dijo, ‘Este es mi trabajo ahora. Voy a ayudarte a curarte'”, contó Kelly Nugent, nieta de este anciano con cáncer a la médula ósea y que vio en un minino su consuelo de cada día.

El papá de la estadounidense Kelly Nugent, es un anciano que actualmente se encuentra enfrentado a una de las situaciones clínicas más complejas y delicadas de su vida. Hace poco se le detectó un cáncer de médula ósea, por el cual ha tenido que recibir un difícil y duro tratamiento, que constantemente lo tiene agotado y de mal ánimo.

Es en ese contexto, que Kelly, como buena hija, decidió viajar desde Florida a Nueva York para cuidar de él. Y no lo hizo sola, ya que también se llevó con ella a su gato, Sweet Potato.

Kelly Nugent / TikTok

Este minino de dos años, a pesar de no tener una licencia como animal de terapia, tenía la exigente misión de mantener feliz y calmado al papá de su dueña. Un deber que estaba lleno de obstáculos, debido a que el papá de Kelly es un hombre más de perros que de gatos. Nunca había tenido un compañero gatuno y no tenía de ellos una imagen como animales cariñosos o solidarios.

Sin embargo, Sweet Potato le terminó sorprendiendo y en cuestión de días, se convirtió en su mejor compañía y amigo.

“Es el gato más dulce del mundo (…) Simplemente ama a todo el mundo y quiere estar cerca de la gente. Tiene esa personalidad de perro (…) Tan pronto como llegamos allí y Sweet Potato se aclimató, se volvió un loco por mi papá (…) No se apartaba de su lado, y aún así, hasta el día de hoy, solo están unidos por su enfermedad (…) Es la cosa más dulce que podrías ver porque sé que [Sweet Potato] puede sentir que algo anda mal y que lo necesitan (…) Así que simplemente se acercó al anciano y dijo: ‘Este es mi trabajo ahora. Voy a ayudarte a curarte’. Es como si lo supiera”

– dijo Kelly Nugent a The Dodo

Luego de que transcurrieran dos meses desde que Kelly y su gato se fueron a vivir con su papá, él y su mascota se habían vuelto inseparables. Están siempre juntos. Cada que vez que su padre va a sentarse a su sillón reclinable, Sweet Potato lo acompaña. Salta y se acomoda en su brazo. Sin olvidar que este minino siempre buscará dormir en su cama o en su habitación. Y cuando este hombre de ya avanzada edad esté realizando sus trámites, este simpático amigo gatuno suyo se sentará encima de sus papeles, para lograr así captar toda su atención.

“Mi parte favorita es que muchas personas dicen que se parecen (…) Mi gato tiene un pequeño bigote blanco, y mi papá tiene un bigote blanco… y nos hace reír mucho (…) Realmente creo que el apoyo emocional de Sweet Potato y los abrazos y el solo hecho de estar aquí, ha tenido un gran impacto en él”

– expresó Kelly Nugent

Desde que Sweet Potato se hizo cargo de la salud del padre de su dueña, esta ha mejorado considerablemente. Una simple coincidencia, o también una demostración de lo importante que es para alguien, y por sobre todo si está enfermo, tener una compañía que le entregue cariño y su atención constantemente.

Puede interesarte