Por Daniela Morano
10 junio, 2019

Sus nuevos dueños insistieron en salvarlo, y amputar sus patitas era la única manera.

Ryzhik fue abandonado en Siberia, un país donde las temperaturas pueden llegar hasta los -40ºC, un clima insoportable para prácticamente cualquier ser vivo. El gatito estuvo tantos días en el frío que sus patas tenían gangrena y cuando le sugirieron a sus nuevos daños amputar sus cuatro patas, ellos se rehusaron a dejar que eso ocurriera.

Tuvieron la idea de llevarlo a una clínica veterinaria en Novosibirsk, Rusia, donde podrían construir prótesis artificiales para que así pudiese volver a caminar. Estas fueron creadas con un sofisticado programa 3D que modeló a su medida lo que sería su única esperanza de vivir una vida feliz.

East2West

El veterinario Sergey Gorshkov le contó a The Siberian Times que «es definitivamente el primer gato sometido a este tipo de cirugía. Sus extremidades ya están completamente conectadas a su piel y huesos».

«La parte de la extremidad que va unido al cuerpo es medio esponjosa, y el tejido del hueso crece ahí adentro», explica.

East2West
East2West

Aunque Ryzhik aún está aprendiendo a equilibrarse bien con sus nuevas patas, los veterinarios están seguros de que pronto se acostumbrará. Además aseguran que el gato no ha tratado de quitársela, lo que es una buena señal.

East2West
East2West

La misma clínica donde realizaron esta cirugía pretenden continuar trabajando en estas nuevas prótesis, las cuales podrían ayudar también a pájaros.

¡Menos mal Ryzhik ahora está mejor!

Puede interesarte