Por Luis Lizama
19 marzo, 2020

Durante años, el pequeño Noah deseó tener un gatito, que llegó para Navidad del 2017, cuando recibió a «Meowser», con apenas dos meses de vida. Desde aquel entonces se han vuelto inseparables. ¡Los mejores amigos!

Los animales domésticos pueden ser unos verdaderos hermanos, o hijos en algunos casos. Ya dejan de ser mascotas y se transforman en alguien más de la familia. Viven con nosotros, duermen con nosotros y nos acompañan a todos lados. Imaginen esa relación cuando humano y mascota se conocen desde pequeños.

Así ocurre con el pequeño Noah y su gatito «Meowser«. El felino adora tanto a su dueño, que se duerme cada vez que lo abraza. Se han vuelto inseparables, son el uno para el otro y se conocen desde que eran unos bebés. Esta es su linda historia. 

Ashley Crow

Lo gracioso es que, para Meowser, el lugar más cómodo y, prácticamente el único, para dormir, es el cuerpo de su humano. Echado sobre Noah, las camas parecen indeseables.

«Si le preguntas a Noah quién es su persona favorita en el mundo, él siempre responderá con Sir Meowsalot», comentó la madre del niño a The Dodo.

Ashley Crow

Su relación es tan especial que son como verdaderos hermanos. Todo comenzó hace un par de años, cuando Noah recibió al pequeño gato con un par de meses de vida. 

El niño deseaba la peluda compañía de un felino desde hace mucho tiempo, hasta que su sueño se hizo realidad. El gatito estaba feliz, igual que el niño. Se convirtieron en una pareja única e inseparable, los mejores amigos.

Ashley Crow

«Hubo una conexión inmediata con mi hijo Noah y Meowser».

Del inicia de esta linda relación, ya ha pasado más de un año. Ambos han crecido y nada ha cambiado, siguen siendo un dúo dinámico. Se adoran tanto que, para el peludo Meowser, es complejo dormir sin su hermano.

Este dúo rara vez se separa, incluso hacen actividades como andar en patineta o disfrazarse, cosas que casi nadie hace con su mascota.

Ashley Crow

Lo más tierno es que toman la siesta juntos, un ritual que se ha hecho tradición.

Cuando llega la hora de descansar, Noah y Meowser se acomodan juntos y se van a los brazos de Morfeo (El Dios del sueño).

«Tienen un vínculo tan poco común y lo han tenido desde el primer día. Una cosa es segura, cuando Noah se acuesta, Sir Meowsalot se acuesta encima de él».

Dijo Ashley Crow, la madre de Noah, a The Dodo.

Ashley Crow

Esperamos que sean amigos para toda la vida. Por más relaciones así ❤.

 

Puede interesarte