Por Luis Lizama
17 abril, 2020

Tiene 10 años de edad y ha pasado por muchas cosas en las calles. Su agresividad con los humanos y otros animales lo hizo sobrevivir, pero ahora tiene una linda familia ❤️.

Los animales que han pasado por la calle viven cosas difíciles de imaginar. Maltrato, violencia extrema, hambre y cuestiones que finalmente terminan con su vida. Para sobrevivir, deben tomar una actitud defensiva y de mucha agresividad, así como lo hizo Mason, el protagonista de esta tierna historia.

Es un gato callejero de 10 años de edad. Agresivo, malhumorado y gruñón, no se dejaba tocar y odiaba el contacto. Sin embargo, eso es cosa del pasado. Conoció a un par de pequeños felinos que se convirtieron en sus hijos adoptivos. Conoció el amor y vive feliz junto a su familia. 

Tiny Kittens

Mason es un gatito macho de 10 años. Nadie sabe si nació en las calles o fue abandonado.

Sin dudas podemos decir que su vida ha sido muy sufrida, su cuerpo relata historias de maltrato y una vida salvaje. 

Tiny Kittens

“Era uno de nuestros especiales porque tenía un crecimiento masivo en la parte inferior de su pata derecha. Su cola se había roto varias veces. Tenía muchas infecciones. Necesitaba una extensa cirugía dental. Era un gato mayor que no tuvo cuidado veterinario básicamente toda su vida ”.

Dijo Shelly Roche, fundadora de Tiny Kittens a The Dodo.

Tiny Kittens

Claro, por su edad y actitud sería más un abuelo que un padre, pero probablemente su amor sea igual al de un progenitor.

«Ha sido salvaje toda su vida, por lo que nunca ha tenido interacciones positivas con los humanos. Él nos ve como depredadores, esencialmente», dijo Roche.

Tiny Kittens

Shelly cuidaba de él en su casa, cuando un pequeño grupo de gatitos llegó para alegrar sus vidas. Apenas Mason conoció a los bebés, simplemente se enamoró de ellos.

Decidió convertirse en un abuelo amoroso, o una especie de padre mayor. Ahora los cuida en cada momento.

Ahora este abuelito gruñón se ha transformado en un mentor para los pequeños que viven con él. Realmente su vida cambió con la llegada de los bebés.

Eso será hasta que los felinos encuentren un hogar definitivo, pues probablemente él se quede a vivir allí, junto a su nueva madre humana.

Puede interesarte