Por Camilo Morales
15 febrero, 2021

Aterrizó en un auto y atravesó un vidrio. Según los especialistas, los gatos tienen la capacidad de sobrevivir a caídas de altura en el 90% de los casos y quedar con lesiones mínimas.

Es común el dicho de que un gato tiene siete vidas. Pero hay momentos en que ese dicho queda demostrado en hechos concretos. Este gato de Malasia se tomó muy a pecho el refrán y sobrevivió a una caída desde el décimo piso de un edificio. Lo increíble es que aterrizó en el techo de un auto que quedó destrozado por completo. En cambio el gatito, sin ningún rasguño.

El hecho ocurrió en Kuala Lumpur, Malasia, cuando los vecinos advirtieron un fuerte estruendo que sonó desde el estacionamiento del recinto habitacional. El techo de un auto estaba destrozado, los vidrios estaban esparcidos por el piso del lugar. El autor del siniestro: un pequeño gatito de rayas café que descansaba sobre los asientos del automóvil.

Kosmo

En el techo del coche había una ventana de vidrio, por lo que el gato la traspasó. Sin embargo, no quedó con cortes ni heridas de ningún tipo. Según información del medio Kosmo, el animal fue llevado hasta una clínica veterinaria en donde le hicieron exámenes y lo dieron de alta de inmediato.

Kosmo

Las caídas de los gatos han sido material de estudio durante muchos años por los científicos. Según consigna BBC, sus cuerpos están diseñados para resistir caídas de gran altura, a la que humanos o perros, entre otros animales, no sobrevivirían.

Ahora los gatos son animales domésticos, pero en su ADN aún poseen características del pasado, cuando era común que los felinos vivieran en los árboles o lugares de altura. Según el biomecánico de la Universidad Virginia Tech, Jake Socha, “ser capaz de sobrevivir a las caídas es fundamental para los animales que viven en los árboles, y los gatos son uno de ellos (…) El gato doméstico todavía contiene un conjunto de adaptaciones que haya permitido a los gatos ser buenos en los árboles“.

Pixabay

Según la revista True Instinct, debido a esos reflejos que poseen los felinos pueden sobrevivir a caídas de altura en el 90% de los casos y quedar con lesiones mínimas o nulas.

Gracias a esta conformación biológica y anatómica, este gatito pudo salvarse de su destino fatal tras su caída de casi 35 metros de altura. Eso sí, ya gastó una de sus siete vidas.

Puede interesarte