Por Luis Lizama
24 septiembre, 2020

Todos lo aceptan y adoran, porque lo importante es su felicidad. ❤️

El exterior muchas veces no importa, es solo una cáscara que en ocasiones ni siquiera representa lo que hay por dentro. Y esto aplica para muchos casos, desde grandes y feroces leones (que por dentro son tiernos felinos), hasta personas que nacen en cuerpos equivocados. Al parecer, Kiki tampoco se siente bien representado por su envoltura.

Es un gato con algunos problemas de personalidad, ya que está absolutamente convencido de ser un perro. Actúa y se siente como sus hermanos perrunos, que lo aceptan y adoran tal cual es. Acá, lo importante, es su felicidad. ❤️

A continuación te compartimos algunas imágenes de Kiki y su familia:

Instagram @saki.ibuki.hazuki

Su historia en esta bella familia japonesa comenzó hace algún tiempo, mucho después que sus hermanos.

“La razón por la que quería expandir nuestra familia con un gato en lugar de un perro era bastante simple: tuve un gato en el pasado. Pero cuando le dije a mi marido que quería un gatito, me enteré de que no le gustaban mucho los gatos. Seguí haciéndolo, pero él se negó cada vez. Después de un tiempo, sin embargo, pude encontrar un gato que ambos gustó.”

Comentó la madre humana de Kiki a Bored Panda.

Instagram @saki.ibuki.hazuki

Así fue entonces que dieron con este bello gatito americano, de pelo corto y orejas erguidas. Cuando llegó a casa estaba un poco intranquilo, por razones lógicas. 

Instagram @saki.ibuki.hazuki

Pasaron los días y fue adaptándose a la perfección. Ahora se ha vuelto tan cercano a sus hermanos que incluso cree ser un perro.

¡Y ellos ni siquiera notan las diferencias!

Instagram @saki.ibuki.hazuki

Tuvieron una manera muy particular de darle la bienvenida.

“Kiki se estaba llevando bien con todos los perros, pero uno de ellos de repente comenzó a ladrarle. Inmediatamente, uno de nuestros Shibas, Saki, respondió con un ladrido, protegiendo a Kiki. En ese momento, entendí que se habían convertido en verdaderos compañeros”.

Instagram @saki.ibuki.hazuki

Ahora ya casi no hay diferencias entre ellos. Se mimetizaron completamente y nadie sabe quién es el gato y quién es el perro. Aunque eso ya no importa.

Instagram @saki.ibuki.hazuki

De hecho muchos felinos tienen sus propios horarios, despertando temprano en las mañanas y jugando por las noches, pero Kiki duerme tanto como sus hermanos perros. Tienen la misma rutina.

Instagram @saki.ibuki.hazuki

Juntos, con sus padres humanos, conforman una muy linda familia, donde la felicidad prima por sobre todo.

Puede interesarte