Por Antonio Rosselot
15 febrero, 2021

Arthur recibió una mordida letal de la serpiente —una marrón oriental— al defender a los dos niños que jugaban en el patio de su casa en Queensland (Australia). Su familia llora su partida inesperada y agradecerá por siempre el enorme sacrificio del felino.

Tener una mascota en casa significa preocuparse mucho de ella, alimentarla, quererla y tratarla casi como una hija más; son seres vivos y merecen tanto respeto como el que ellos nos dan a nosotros. Incluso, nos pueden proteger con su vida.

Arthur, el gato de una familia oriunda de Queensland (Australia), es el claro ejemplo de esto, ya que falleció luego de salvar a los dos pequeños hijos de la familia del ataque letal de una serpiente marrón oriental, una de las diez más venenosas del país.

FB: Animal Emergency Service

Resulta que el gato estaba disfrutando de un buen rato familiar en casa cuando, de pronto, vio a un ejemplar de la mencionada serpiente entrando al jardín donde estaban jugando los chicos.

El felino no dudó: cuando vio que los niños estaban bajo amenaza, saltó rápidamente sobre la serpiente y la mató de un arañazo, evitando que le hiciera daño a los pequeños. Sin embargo, el gato no la sacó barata ya que recibió una mordida de la serpiente, la que lamentablemente resultaría ser fatal.

En un post de Facebook, el Animal Emergency Service de Queensland explicó que nadie de la familia vio a Arthur ser mordido, pero que el gato colapsó después del incidente. Se recuperó poco después y se pudo poner en pie, pero a la mañana siguiente ya estaba inconsciente de nuevo. Lo llevaron a la clínica, pero tristemente falleció por la mordida.

FB: Animal Emergency Service

“Desafortunadamente, los síntomas de Arthur eran demasiado severos para recuperarse. Su dueños, con el corazón apenado, tuvieron que dejar a Arthur luego de que se pusiera sus alas de ángel. Su familia, comprensiblemente devastada, lo recuerda con cariño y le estará siempre agradecida por salvar las vidas de los niños”.

—Animal Emergency Service en Facebook

Arthur se ganó todos los elogios por su heroico acto, tanto de los cibernautas como también de la gente de la veterinaria, que ya lo había atendido varias veces antes.

Así funciona el amor y la fidelidad absoluta; si bien nunca es sano dar la vida por el otro, igualmente eso demuestra que hay un compromiso emocional muy importante y una intención de devolver el cariño recibido, de cierta manera.

Imagen referencial. (University of Melbourne)

¡Descansa en paz, héroe Arthur!

Puede interesarte