Por Valentina Miranda
10 enero, 2022

“No importa cuántas veces lo escolten fuera del edificio, siempre regresa para acechar las galletas de Navidad”, bromeó la Comisaría de Policía de Medway en Twitter.

Los animales son conocidos por robar nuestros corazones, pero también otras cosas. Los gatos siempre han sido sigilosos a la hora de actuar y conseguir lo que quieren, de por sí sus calmados rostros no reflejan sus intenciones, por lo que nunca se puede predecir lo que harán a diferencia de los perros.

El gato Bob es un vivo ejemplo de esto, luego de que la Comisaría de Policía de Medway en el condado de Kent (Inglaterra) lo denunciara por un “crimen” que cometió en la misma oficina, sin miedo a que lo descubrieran.

Resulta que el felino no pudo resistirse a una caja de galletas que estaba sobre el escritorio de la autoridad, y lo pillaron robando en el acto.

Imagen referencial: Pixabay

“Parece que hemos adoptado un gato en la comisaría de Medway. No importa cuántas veces lo escolten fuera del edificio, siempre regresa para acechar las galletas de Navidad. Sin chip, pero claramente bien cuidado ¿Alguien extraña a este pequeño amigo?”, dijo la estación de policía a través de Twitter con la foto del felino que lo mostraba cerca de las golosinas.

Aparentemente, Bob tiene experiencia “robándose” las galletas navideñas y no es algo que le avergüence o asuste, más bien le enorgullecería, ya que se ha vuelto famoso en la comunidad por eso.

Twitter: @KentPoliceMed

Fue así que la policía decretó que Bob tenía un “comportamiento antisocial” con un documento que lo acreditaba.

Natasha McPhee, directora de la organización Animals Lost and Found in Kent (ALFIK), conoce al gatito desde hace tiempo y se reunió con él tras su “detención” en la oficina. “Bob era originalmente un gato callejero. Su dueña actual lo encontró y dijo que era muy amigable, por lo que pensó que debía haber tenido una casa. Ella lo llevó al veterinario, pero no tuvo suerte para encontrar a sus dueños, por lo que regresó a casa con ella”, contó Natasha a Metro.

Natasha McPhee/Ferrari Press Agency

Entonces en el grupo de Facebook de ALFIK hicieron una encuesta para elegir al animal más travieso del lugar, y Bob fue el ganador.

Es por eso que redactaron su orden de “comportamiento antisocial”, donde se le acusa de conductas “peligrosas” para la sociedad. “Se alega que se ha comportado de una manera que ha causado o puede causar acoso, alarma o angustia a su padre no peludo”, dice el documento.

Quién sabe si a futuro Bob volverá a hacer de las suyas.

Puede interesarte