Por Daniela Morano
6 mayo, 2019

Jayden tiene un trastorno del procesamiento sensorial y otros problemas, y cuando colapsa, sólo su gato ha podido ayudarlo.

Los animales a veces comprenden lo que nos está pasando emocionalmente con mucha más facilidad que otro ser humano. Su instinto les ayuda a entender cuando sus amos están pasándolo mal y así pueden entregarles apoyo de necesitarlo. Incluso los gatos, que muchos no comprenden y creen que no muestran afecto como los perros, están ahí en los momentos más difíciles.

Para Jayden Denton, la presencia de Kitty, su gatito gris, es lo que lo mantiene a flote. Jayden tiene necesidades especiales, por lo que tiende a sobrecargase sensorialmente y le hace difícil relacionarse con otras personas.

Tonya Denton

«Mi hijo tiene un trastorno del procesamiento sensorial y otros problemas. Cuando colapsa, o no entiende, se pone a llorar y es inconsolable», dijo su mamá, Tonya Denton, a The Dodo.

Tonya Denton

Pero cuando adoptaron a Kitty las cosas cambiaron. En vez de asustarse cuando Jayden colapsa, Kitty se le acerca y se queda a su lado hasta que se sienta mejor. «Empezamos a ver a Kitty correr donde él cuando tenía estos colapsos. Durante estos, le lame la cabeza hasta que se calma. Esta es la única manera de ayudarlo».

Y recientemente Tonya alcanzó a capturar el momento en video.

La familia de Jayden había intentando de todo para ayudarlo pero nada había funcionado tan bien como la presencia de su gato, quien «ha cambiado todo. Ver su lazo, como madre, no es sólo increíble, sino que muy especial ver un gato así acercarse a él cuando lo necesita».

Tonya Denton

Y el simple hecho de tenerlo cerca ha ayudado a toda la familia a estresarse menos y  a Jayden a estabilizarse a diario. «Es como si se entendieran».

Puede interesarte