Por Alejandro Basulto
24 julio, 2020

Después de cada pelea, una linda y tierna reconciliación.

Hablar de perros y gatos, a lo largo de la historia, ha significado referirse a una legendaria enemistad. Mucho se ha dicho que estos animales suelen llevarse mal, y por diversas razones, entre ellas, posiblemente por sus conductas y tipos de inteligencia que pueden llegar a ser muy distintas. Sin olvidar que sus tamaños físicos en ocasiones tienden a ser bastante diferentes, por lo que es normal que un pequeño gatito se sienta amenazado con un perro grande que le ladra y le muestra sus dientes. Sin embargo, más allá de todo esto, pueden llevarse muy bien.

@atr_ahre / Twitter

Por muy distintos que sean, los gatos y los perros pueden convertirse en compañeros de vida muy unidos, que pueden desde jugar hasta dormir juntos. Todo depende de cómo se dé su acercamiento, y ahí es principalmente trabajo del humano, para que esto se haga bien, ya que es deber de la persona a cargo de estos dos animales y excelentes mascotas, que ambos logren llevarse de la mejor manera posible. Y ojalá que con menos peleas entre medio que los protagonistas peludos de este video, que parecían tener una fuerte discusión al momento de ser grabados.

@atr_ahre / Twitter

Tanto el gato de pelaje negro con blanco, como su compañero canino, el pastor alemán, estaban teniendo un momento conflictivo en el minuto en que su humano (o uno de ellos), captó su disputa. El pequeño felino le propiciaba fuertes y furiosos arañazos al can, que se movía de lado a lado esquivando los golpes y ladrándole al minino como respuesta. Además de que el pastor alemán intentó molestarlo con una patada y un leve mordisco, a lo que el gato reaccionaba de aún peor manera.

@atr_ahre / Twitter

Pero sin duda, el final de esta discusión es lo mejor. Porque al parecer, habiéndose cansado el pastor alemán, se tiró en el suelo, para posteriormente ser seguido por el gato que se le quedó mirando de frente. El minino simuló varias veces querer volver a pegarle, para después, en un claro signo de cariño y reconciliación, acercarse al can y con cariño lamerle su nariz.

A continuación el video de esta enternecedora discusión:

¿Mejor final o mejor final?

 

Puede interesarte