Por Elena Cortés
3 marzo, 2017

Su mirada lo dice todo.

Cuando Irina Stepanova trajo un loro a casa, su gatito Bonifazii de 10 años no estaba tan contento y era difícil que pudiera tolerarlo. Pero, ella tuvo la fe en que el tiempo los uniría. Al inicio, no hubo nada de amor, pero el felino comenzó a derivar todos los escudos que tenía y la relación con Yasha comenzó a florecer. Hoy, están más unidos que nunca.

Es tiempo que conozcan a Bonifazii y Yasha:

Irina Stepanova

Cuando Irina trajo a casa al pequeño loro esperó lo peor, porque por obvias razones su gato no lo querría como amigo. Pero, el tiempo fue el mejor postor para estas dos ternuritas.

Al inicio, su humana dejaba al loro en una jaulita para que Bonifazi no le hiciera nada.

Irina Stepanova

Pero, después decidió que era hora de soltarlo y ver la interacción entre los dos.

Irina Stepanova

Resultó ser mucho mejor de lo que Irina esperaba: Bonifazi se maravilló con Yasha.

Irina Stepanova

Hoy, la dueña cuenta que siempre juegan juntos por todo el departamento.

Irina Stepanova

Y que su juego favorito es «las escondidas».

Irina Stepanova

Hoy, Bonifazii y Yasha hacen casi todo juntos. Y sí, el lorito se sienta en la cabeza del gato sin ningún problema.

Irina Stepanova

Porque son como el dúo que se va de aventura siempre:

Irina Stepanova

Hoy, Irina puede dejarlos solos en la casa sin preocuparse por que algo pueda suceder.

Irina Stepanova

Esta amistad es inexplicable y bastante inusual entre estas dos especies.

Irina Stepanova

Pero, no hay barreras que los separen.

Irina Stepanova

Irina y sus dos pequeños:

Irina Stepanova

¡Qué amor!

Puede interesarte