Por Macarena Faunes
26 julio, 2019

«Ámame y ama a mi gato» es el mantra de vida de James Bowen, un escritor británico que venció su adicción a las drogas y dejó de vivir en las calles gracias a la inspiración que le dio Rob.

El vínculo entre un humano y su mascota es inquebrantable, sobre todo si este ser te apoyó durante los peores momentos de tu vida y sacó lo mejor de ti. Te motivan a ser mejores personas sin importar cuán difícil sea el período por el que estés pasando. Son tantas ocasiones en las que te acompañan que podrías escribir una historia de cómo esta indefensa criatura te cambió la vida.

James Bowen era un adicto a las drogas que vivía en las calles de Londres, hasta que conoció a su gato Rob, quien lo motivó a ser una mejor persona, sacándolo de la miseria en la que vivía.

Reuters.

James dejó la heroína cuando se dio cuenta que Bob, un pelirrojo gatito que siempre lo acompañaba a donde iba, necesitaba urgente operarse de una hernia que tenía, por lo que para poder pagar la intervención se desintoxicó por completo y comenzó a trabajar. Adoptó al felino y se lo llevó a vivir con él.

Reuters.

«Un gato callejero llamado Bob», fue el primer libro de la saga que escribió Bowen contando cómo el gatito le cambió la vida. Incluso, el bestseller fue llevado al cine.

Reuters.

Al tener su vida en orden, a James, de 40 años, sólo le faltaba encontrar el amor, que lo hizo de la mano de Monika Hertes, de 36 años, a quien conoció a través de Facebook. Pero el escritor tiene un mantra de vida que respeta por sobre todas las cosas: «Ámame y ama a mi gato», tal como contó a Daily Mail.

Reuters.

«Era impensable que pudiera estar con alguien que no amaba a Bob tanto como yo lo hago».

-James Bowen a Daily Mail-

Reuters.

Afortunadamente, Rob le dio su bendición de inmediato a Mónica.

Reuters.

«Desde la primera vez que nos reunimos en la casa de James, Bob me olfateó, me frotó la cabeza y me dejó recogerlo. Desde ahí supe que me aceptó en la familia junto a James».

-Monika Hertes a Daily Mail-

Con la aprobación del felino y una relación con James que cada día se va nutriendo más de amor, Mónica se fue a vivir con ellos a los pocos meses a un departamento al norte de Londres. Rob la quiere tanto, que es a ella a quién recorre en las mañana para que den desayuno.

Rob cambió la vida de James en 180 grados. El gatito pudo sacar lo mejor de este hombre e hizo que frenara su consumo de drogas. Gracias a esto, el escritor y el felino tienen un vínculo lleno amor y gratitud, al que ahora se les suma Monika. Felicidades a todos.

Puede interesarte