Kiley llevaba tiempo buscando un felino que la acompañara, pero después de visitar varios refugios, el gato Sinatra hizo una gran entrada: saltó sobre ella y no la soltó más.

Siempre dicen que los animales de la calle son totalmente agradecidos una vez que los rescatan. El cariño que expresan a todos es increíble y nos conmueve, al punto de querer llevarlos a todos a casa.

Así le ocurrió a la dulce Riley, que en búsqueda por encontrar al gatito correcto para ella, fue a un refugio y no se pudo resistir a los encantos del noble Sinatra, quien al verla saltó a su regazo y no se separaron más.

Suncoast Animal League

Todo comenzó cuando Chris Poole, quien rescata y cuida a gatos callejeros de su vecindario, notó que había una nueva cara rondando. Un felino blanco de ojos azules apareció un día. 

Si bien parecía ser un gato que llevaba largo rato en la calle, a lo largo de las semanas, comenzó a bajar la guardia y a dejar que Chris lo acariciara, demostrando que realmente solo necesitaba confianza para entregarse a cualquier. 

Chris Poole

A partir de sus cariñosas actitudes, Chris decidió que este gatito necesitaba de un buen hogar que lo quisieran mucho, por lo que se dispuso a buscarle un hogar a través del refugio Suncoast Animal League, en Estados Unidos.

Después de pasar al refugio, el gato nombrado Sinatra, se convirtió en un amoroso animal que no quería nada más que atención, dijo Larissa Condarcure de Suncoast Animal League a Love Meow.

Chris Poole

Fue entonces cuando Larissa recordó a una familia que sería el hogar perfecto para él, entonces se puso en contacto con Lori Griggs y su hija Kiley. 

Kiley viaja en silla de ruedas eléctrica, y la mayoría de los gatos le tienen miedo. Después de visitar varios refugios con la vista puesta en el gato correcto, Sinatra hizo su gran entrada. El valiente felino se acercó a Kiley y saltó a su regazo para acurrucarse sin miedo alguno. 

Suncoast Animal League

Los dos se conectaron al instante. Sinatra comenzó a acariciarse contra Kiley, quien llevaba una enorme sonrisa en su rostro porque finalmente había encontrado a su gatito especial. 

Lori Griggs

La madre de Kiley dijo que a Sinatra no le importa en lo más mínimo la silla de ruedas, es decir, no le tiene nada de miedo, «ni si quiera se aparta del camino» dijo Lori.

Ahora el callejero Sinatra es un gato de regazo a tiempo completo. Tan pronto como Kiley se despierta por la mañana, él ya está listo para amar y ser amado, y la acompaña a toda sus actividades diarias, como estudiar en casa.

Lori Griggs

Este gatito se despidió de la vida en la calles para encontrar a Kiley, su perfecta amiga humana. 

Puede interesarte