Por Daniela Morano
7 junio, 2019

Harry ahora pasa todo el día sentado en el sillón junto a su mejor amigo.

Harry el gatito ha vivido con su mamá desde que era un pequeño bebé recién nacido. Aunque su rostro lo hace ver como un animal enojado o malhumorado, en realidad es muy dulce y le encanta estar alrededor de la gente, algo inusual en su especie. Quiere estar al tanto de todo siempre, así que suele estar presente.

«Harry se ve como que odia todo y a todos la mayoría del tiempo, pero en realidad es muy necesitado», contó Beka Smyth a The Dodo. «Le gusta estar involucrado en todo lo que hago, me llama si salgo de la habitación y no sabe adónde me fui. Y desde que es pequeño que duerme sobre mi cabeza en las noches».

Beka Smyth
Beka Smyth

Smyth y su pareja habían salido de compras hace poco cuando se percataron de algo. Un cojín que decoraba la tienda era igual a Harry. Entre los colores y su cara de enojo, Smyth decidió que era necesario comprarlo.

Apenas llegaron a casa le presentaron a Harry su nuevo amigo, y no tenía idea de qué hacer. «Su respuesta fue inesperada. Pensé que se asustaría pero en vez de eso me miraba como ¿es esto una broma?».

Beka Smyth
Beka Smyth

Lo acomodaron sobre su rascador y Harry de inmediato fue a sentarse junto a él. De hecho, se sentó muy cerca.

Al día siguiente cuando lo movieron hacia el sillón ahí estaba Harry, sentado junto a él todo el día.

Al parecer Harry había tomado la decisión de que este cojín ahora era su amigo después de todo. Quizás hasta un hermano.

Beka Smyth
Beka Smyth

«Pasa todo el día junto al cojín en el sillón. Cada cierto rato va a supervisarme pero de ahí se regresa».

Esta sí que es una amistad que durará largos años.

Puede interesarte