Por Lucas Rodríguez
4 junio, 2019

Era un gato rescatado muy nervioso y desconfiado. Hasta que descubrieron su gusto por los paseos en coche.

La vida de los gatos rescatados puede muchas veces ser muy dura. Acostumbrarse a su nueva vida, una de tranquilidad y calma, les puede parecer extraña, incluso sospechosa. Están acostumbrados a sobrevivir en las calles, luchas por conseguir comida y a desconfiar de quien se les acerque. Todo es peligroso cuando no tienes nada más que el frío y el peligro de las calles. Smucky vivió los primeros 6 años de su vida de esta manera, por lo que su existencia luego del rescate no ha sido la más fácil. 

Best Friends Lifesaving Center in Atlanta

Los encargados del Best Friends Lifesavings Center de Atlanta trataron de todo para ayudarlo a que se acostumbrara a su nuevo hogar, pero a pesar de que Smucky comenzó a dar señales de que los aceptaba, seguía siendo esquivo y difícil.

Hasta que alguien tuvo una idea descabellada: ¿que pasaría si lo sacaban a la calle nuevamente? La diferencia sería que para evitar que le pase algo, Smucky saldría en un coche especial. 

Best Friends Lifesaving Center in Atlanta

Para sorpresa de sus cuidadores, Smucky no solo gozó de su paseo como nunca antes había gozado de nada, sino que una vez estuvieron de regreso, había encontrado una nueva obsesión. Ahora no pasa un día sin que se sube a su coche y empiece a llamar para que lo saquen.

Best Friends Lifesaving Center in Atlanta

Smucky disfruta del ritmo constante del coche, además de ir mirando el paisaje. Sus cuidadores creen que ver el ambiente en el que ser crió, solo que ahora desde una distancia segura, es el balance perfecto que necesitaba para sentirse en paz. 

Best Friends Lifesaving Center in Atlanta

Cada loco con su tema y cada gato con su coche.

Puede interesarte