Por Monserrat Fuentes
19 diciembre, 2018

Pero finalmente llegó su momento de disfrutar del amor de una buena familia, gracias a que una mujer llamada Michele Puckett decidió adoptarlo.

Cuidar de una mascota parece mucho más sencillo de lo que realmente es, pero en realidad requiere de mucha responsabilidad y paciencia, por eso muchas personas desisten después de experimentar las primeras dificultades con su perro o gato.

Así ocurrió con un gatito que llamaron Toby, quien fue despreciado por sus humanos porque no se llevaba bien con los otros felinos de la familia, según informa We Love Animals.

Toby era un gato callejero y al verlo desamparado una pareja decidió adoptarlo, pero pasadas pocas semanas se deshicieron de él.

SPCA of Wake Country

Estaba tan apegado a su antigua familia que escapó de su nuevo hogar y caminó 20 kilómetros para volver con sus primeros dueños, pero tristemente ellos no valoraron la gran lealtad de Toby, sino al contrario. De inmediato lo llevaron hasta un refugio local y le pidieron al personal que le dieran una inyección letal.

Los trabajadores de SPCA del condado de Wake se negaron a eutanasiarlo y en lugar de eso lo llevaron con un veterinario para examinara su estado de salud.

SPCA of Wake Country

Lamentablemente, al pequeño se le diagnosticó el virus de inmunodeficiencia felina (FIV) y tuvo una infección de las vías respiratorias superiores, por lo que tuvo que comenzar un tratamiento de inmediato.

Después todo el sufrimiento que vivió el gatito, por fin llegó el momento de disfrutar del amor de una familia que lo ama, gracias a que una mujer llamada Michele Puckett de Raleigh en Carolina del Norte lo adoptó.

SPCA of Wake Country

Toby fue presentado a los otros dos gatos de la casa y se llevaron de maravilla, por lo que ahora también tiene hermanos con los que jugar y tener compañía.

Puede interesarte