Por Antonio Rosselot
19 noviembre, 2020

“Lily Mae nació para modelar. ¡Le encantó la sesión y sólo tomó una media hora en total!”, dijo Caitie Evers, quien la acogió en su casa para ayudarla con el parto. La perrita parió dos días después a ocho cachorros que, una vez se desteten, serán dados en adopción.

Cuando Ryan Fant, oriundo de Little Rock (Arkansas, EE.UU) salió a caminar por un parque local, nunca esperó volver a casa con una perrita.

Lily Mae es su nombre, y es una golden retriever muy simpática y juguetona. Después de un mes de búsqueda de sus dueños, Ryan decidió adoptarla y hacerla parte de su familia, pero pronto se dio cuenta de que la panza de la pequeña crecía y crecía.

IG: @caitiefosterfam

Sí, Lily Mae estaba embarazada, así que Ryan —que no tenía mucho manejo en estos temas— llamó a su amiga Caitie Evers para que lo ayude, quien tiene mucha experiencia acogiendo a madres primerizas y sus cachorros. Cuando vio a la perrita, Evers comentó estar sorprendida de que su tremenda panza no fuese un impedimento para que estuviese más quieta.

“Ella actúa como si todo estuviese normal y me pone nerviosa con sus corridas y saltos. Es una deliciosa, que le gusta sentarse en mi regazo en todo momento”.

—Caitie Evers a The Dodo—

La perrita se quedó con Caitie hasta el momento de su parto, y cuando ya quedaban pocos días, la mujer decidió anunciar que había perritos en camino con una bella sesión de fotos.

Shauna Kiely Photography

Llamó a una amiga fotógrafa y, en cuestión de horas, Caitie y Lily Mae estaban posando para las fotos. Lily tenía un bello cintillo de flores alrededor de la cabeza, y saltaba de felicidad con su tremenda panza mientras jugaba con Caitie.

“Lily Mae nació para modelar. ¡Le encantó la sesión y sólo tomó una media hora en total!”

—Caitie Evers a The Dodo—

Shauna Kiely Photography

Dos días después de la sesión de fotos, Lily Mae dio a luz a ocho pequeños cachorritos, siete machos y una hembra. Todos están sanos y felices, gracias a la calidez y la disposición de un hombre que los rescató de la calle y de una noble madre de acogida.

Una vez que los pequeños dejen la leche materna, serán puestos en adopción mediante una organización animalista de Houston (Texas), mientras que Lily Mae volverá a Arkansas a vivir con su padre.

IG: @caitiefosterfam

Pero por ahora, sólo disfruta tranquilamente su tiempo con sus cachorros.

Puede interesarte