Por Carlos Báez
13 enero, 2021

Actualmente, está en recuperación y si su progreso es positivo prontamente podrá volver al mar sana y fortalecida.

Si hay que estar agradecido de alguien, es de las personas que rescatan animales, gracias a ellos millones de especies indefensas  han podido salir adelante después de un episodio que las haya afectado.

Esta foca, apodada Vera, tuvo la suerte de haber sido encontrada en diciembre del año pasado por rescatistas de perros, en una playa de Sunderland, Inglaterra.

Por desgracia, el estado en como la encontraron era lamentable, pesaba 27 libras, una cifra que era la mitad de su peso ideal y se hallaba gravemente herida por mordeduras de focas grises adultas. Su destino cambió, ya que fue llevada al Hospital Tynemouth Seal.

Roger Allen

La ayuda que necesitaba este animal se encontraba lejos, a millas de distancia, en Hastings, East Sussex, en Inglaterra, por lo que se ideó un atrevido plan para darle un tratamiento especializado para sobrevivir, llevarla en avión.

Sin embargo, debido a que las condiciones climáticas no eran las adecuadas, y no podía volar desde Newcastle, fue conducida a 95 millas hacia el aeropuerto de Leeds Bradford.

Roger Allen

Ya en el lugar, a la pequeña la trasladaron en una jaula y entre varias personas la tomaron para ingresarla dentro de la nave, donde había una caja especial que tenía el fin de mantenerla hidratada y abrigada durante el primer viaje con destino al aeropuerto de Lydd, el vuelo tuvo la particularidad de un desafiante clima, y con una duración de media hora y la 275 millas de longitud.

Después de llegar, transportaron a Vera 24 millas hacia un centro en Hastings, donde encontró la ayuda que necesitaba. Ahí la criatura se encuentra subiendo lentamente de peso con una dieta de pescado fresco. Es importante que ella engorde hasta 55 libras porque así podrá regresar al mar.

Roger Allen

Dentro de los otros cuidados que está recibiendo es la ingesta de antibióticos y tomar el sol bajo a una lampara de calor.

Roger Allen

Quien organizó y pagó este vuelo fue el biólogo y marino Dan Jarvis, parte de la organización benéfica British Marine Life Rescue. Él hizo especial énfasis que el estado en el que se encontraba la cría era peligroso para su vida.

“Llevar a Vera a un lugar seguro fue un verdadero esfuerzo de equipo. Será registrada antes de regresar a la naturaleza para que podamos seguir su progreso”.

—Dan Jarvis a Dailymail

Con acciones como las de estos magníficos seres humanos, podemos decir que las personas que obran con buenas acciones siguen existiendo. Sin embargo, ¿Qué hubiese sido de Vera si estos rescatistas no la hubiesen ayudado? Probablemente el resultado sería una tristeza, pero milagrosamente el destino hizo una positiva jugada y esta pequeña foca volverá vigorosa al mar, después de su tratamiento.

Puede interesarte