Por Daniela Morano
11 octubre, 2018

“Puedo acariciarlo a él también… no todo se trata de ti”, le dice ella.

Si alguna vez pensaron que los únicos perros capaces de ser adorables son los cachorros, deben saber de inmediato que están equivocados. Porque los perros de razas grandes también pueden demostrar tanto amor como cualquier otro animal grande o pequeño, y la atención que quieren de sus dueños es igual a la de cualquier mascota.

Incluso un gran danés, que de lejos se ven como perros compuestos y serios que no necesitan de la atención de un ser humano para ser felices, quieren ser los buenos chicos de la casa y sienten celos de sus hermanos, igual que las personas.

Si tienen hermanos sabrán lo normal e instintivo que es sentir celos, sea porque están recibiendo más atención, o tienen más juguetes, o lo que sea que nos hace parecer que tienen más que uno.

Así le ocurrió a Lindsey Heinz, quien adoptó un cachorro para acompañarla a ella y su gran danés, Bagira. No se esperó, sin embargo, que Bagira sintiera tantos celos de su nuevo hermano. Tanto que demandó que los cariños fuesen para él, haciendo todo un show frente a la cámara.

“Puedo acariciarlo a él también… no todo se trata de ti”, le dice en el video. Pero Bagira se rehúsa a darse por vencido, insistiendo con sus patas delanteras que le preste atención a él.

Puede que esa no haya sido la mejor idea, pues Lindsey lo ignora aún más para darle una lección.

Como todo buen hermano, tiene que aprender a compartir. 

Puede interesarte