Por Felipe Costa
13 noviembre, 2020

Ocurrió en las costas de Queensland, en Australia, cuando el tiburón se paseaba por la orilla de la playa.

Cuando se habla de que los perros son el mejor amigo del hombre, no se exagera. Estos fieles animales son capaces de anteponer sus propias vidas con coraje por resguardar la de sus dueños, es puro instinto. El mismo que le sirvió para intentar salvarle la vida al dueño de un perro que literalmente saltó sobre un tiburón para ahuyentarlo.

Todo sucedía en las (no tan) tranquilas costas del Haggerstone Island Resort, un recinto privado en el parque Marino Great Barrier Reef, ubicado en la ciudad de Queensland, Australia, cuando un bañista, llamado Jack Strickland, se encontró con un tiburón en plena orilla del mar a lo que pensó comenzar a grabar.

Tiburón – Instagram @b2badventures

Su perro, un Kelpie llamado Tilly no vio con tanta curiosidad al temido animal, a diferencia de su amo, lo consideró una amenaza.

Con toda la valentía que le corresponde a un gran perro de su estilo, ni siquiera ladró, no dudó un segundo y fue el primero en actuar, abalanzándose contra el tiburón.

En el video se puede apreciar como la persona tras la cámara incluso parece estar asombrada más que aterrada por el tiburón que se encontraba en la orilla del mar. Aunque nunca se sabe lo imprevisibles que pueden llegar a ser, siempre es aconsejable tomar distancia y conservar la calma.

Menos mal que este tiburón no era tan temerario como Tilly, porque al primer salto que realiza el perro, el animal marino reacciona ahuyentado de la situación, en vez de afrontar al Kelpie, lo que habría terminado, quizás, en una situación lamentable.

Tilly atacando a tiburón – Instagram @b2badventures

Tilly por último, no contento de la hazaña de ahuyentar a un animal 5 veces más grande, nada hasta aguas más profundas asegurándose de que el tiburón haya estado lo suficientemente lejos como para resguardar a su amo.

El video ya se ha vuelto viral por la reacción del perro quien aparentemente se tomó la situación con mayor seriedad que su amo. Menos mal los dos están bien y Jack puede asegurarse de que con la compañía de su amigo, no hay nada que temer.

Puede interesarte