Por Antonio Rosselot
22 febrero, 2021

Adri Rachelle (EE.UU) dedica su vida a los animales de todo tipo: su casa tiene cerdos, perros, gallinas, hurones y vacas, entre otros, que ella misma salvó de la negligencia y el maltrato. En sus palabras, ella no quiere sólo cuidarlos, sino que “malcriarlos” para que disfruten su vida al máximo.

Si le preguntamos a Adri Rachelle, una mujer de 33 años oriunda de Athens (Georgia, EE.UU) por sus actividades favoritas, seguramente habría una sola respuesta: ayudar a los animales.

IG: @adrirachelle

Y no es que se especialice en perros, gatos o caballos, sino que no discrimina en lo absoluto cuando se trata de una criatura que sufre. De acuerdo a sus palabras, Rachelle ha salvado a cerca de 200 animales del abandono y el maltrato —tales como vacas, cerdos, hurones y alpacas, entre otros— llevándolos a su santuario, llamado Wild Things Sanctuary.

Adri gasta unos 50 mil dólares al año para asegurarse de que los animales que están a su cuidado se encuentren de la mejor manera posible, y que ha convertido su casa en una real “casa de fieras”.

IG: @adrirachelle

De acuerdo a Bored Panda, Rachelle fundó esta protectora animal luego de pasar años en el mundo de los rescates, y de darse cuenta de que no era un hobby sino que un llamado del destino. Cuenta que sus padres fueron su principal influencia y quienes le transmitieron el amor por los animales.

˝Los animales que están ‘quebrados’ y en peligro siempre se han cruzado en mi camino. Saber que les estoy ofreciendo un lugar seguro para sanarse le da un propósito a mi vida, y esa recompensa supera todo el tiempo, dinero y tristeza que puede traer el manejo de un santuario animal”.

—Adri Rachelle a Bored Panda

IG: @adrirachelle

Adri comenta que a ella no le interesa cumplir sólo con las necesidades básicas de cada uno de estos animales, sino que vivan con aún más comodidades. Ella dice que quiere “malcriarlos” y que sean felices en vez de únicamente sobrevivir, lo que supone un desafío extra al tratar con animales que han sufrido negligencia y escasos cuidados.

Como mencionamos antes, los gastos anuales de Adri son realmente altos: además de los 50 mil dólares exclusivamente en materiales, gasta unos 1.300 mensuales sólo en alimento y alrededor de 10 mil al año en veterinario.

IG: @adrirachelle

Es mucho dinero, pero de todas maneras Adri no pretende abrir su santuario al público. Si bien eso le significaría un ingreso extra y un alivio para su billetera, piensa que la visita de otras personas puede resultar estresante para los animales.

Por lo mismo, comparte las fotos de las criaturas en las redes sociales, esperando sensibilizar a sus seguidores y recibir donaciones para mantener el santuario funcionando.

IG: @adrirachelle

Esta mujer está 100% dedicada al cuidado de aquellos seres que no tienen cómo defenderse ante la crueldad del humano. ¡Nobleza pura!

Puede interesarte