Por Daniela Morano
3 diciembre, 2018

No son esteroides, y lamentablemente cientos más viven en las mismas condiciones.

La semana pasado un gran bovino llamado Knickers llamó la atención de cientos de personas en redes sociales y en el mundo real por su enorme tamaño. El animal de 1,400 kilos sería un tipo de buey específico que suele crecer bastante más que las vacas, además de que el hecho de estar castrado y no haber llegado al matadero le ayudó a crecer más de lo normal.

Muchos acusaron a sus dueños de maltrato, asegurando que mantener a un buey de este tamaño haría que le gente quiera alterar genéticamente a sus animales para aprovecharse de ellos. En este caso, por ejemplo, conseguir mayores cantidades de carne para ser vendida.

Facebook Haberinbzden.com

Y ahora un enorme toro musculoso es quien causa controversia, aunque este caso es mucho más preocupante. Si bien la raza de bovinos llamada “Belgian Blue” suele ser una raza de toros muy musculosos, estos de todas maneras han sido alterados genéticamente para verse así.

Aunque algunos creen que el toro de la foto habría ingerido esteroides para llegar a ese tamaño, el resultado de sus músculos se debe a que el animal no posee una proteína que controla el crecimiento de sus músculos, según indicó PETA.

Facebook Haberinbzden.com
Facebook Haberinbzden.com

Se trataría de algo común en granjas donde se seleccionan vacas mutadas pues producen más carne. Estas suelen vivir con “serios problemas de salud”, teniendo problemas para embarazarse y dar a luz a terneros.

Evidentemente el animal no se ve nada sano, y pensar que miles de estos viven en las mismas condiciones sólo para producir más carne en granjas certificadas no lo hace menos cruel.

Knickers por otro lado simplemente es muy grande porque no llegó al matadero y además fue castrado, ambas cosas que influyeron en que el buey de 6 años creciera tanto.

Ojalá algún día dejar de ver a animales maltratados de semejante manera.

Puede interesarte