Por Alejandro Basulto
26 mayo, 2020

Estas aves que viven en la región subantártica, defecan un compuesto que puede generar nubes de óxido nitroso en la atmósfera terrestre. Al parecer, los científicos se divirtieron mientras los estudiaron.

En una investigación publicada en Science of The Total Environment, dieron con un descubrimiento que definitivamente terminará por lograr que los pingüinos emperadores roben toda nuestra atención. Porque si ya eran atractivos gracias a su divertida apariencia y movimientos, dándoles al mismo tiempo cierta ternura. Y si también, ya eran interesantes al saber que hay casos constatados de sus polluelos siendo criados por dos pingüinos machos. Esta sí que nos hará mirarlos de otra manera, y en especial, lo que hacen, literalmente, porque lo llamativo estaría en sus heces.

Pixabay

Debido a que según este estudio, el guano de estos animales que viven en la Antártica, estimularía la producción de dióxido de carbono y nitrógeno en esa zona del planeta. Pero al mismo tiempo, notándose que la producción de metano no serían tan alta en comparación a la de otros gases, que han aumentado en este continente helado debido a la población de pingüinos.

Pixabay

Encontrándose entre estos gases, el óxido nitroso, o también conocido como el «gas de la risa», que provoca esa reacción en los humanos, que incluso la padecieron los científicos mientras realizaban la investigación. Pudiendo a pesar de todo, mantener la seriedad que requería dicho estudio.

Pixabay

El autor principal de este hallazgo, es Bo Elberling, quien explicó que tras husmear en las heces de esta ave durante varias horas, empezó a reírse mucho, sin poder contenerse, debido a que su efecto era muy fuerte. Centrándose las investigaciones realizadas en la isla de Georgia del Sur, donde hay un total de 150 mil parejas de estas aves.

«Después de husmear en el guano durante varias horas, uno se vuelve completamente loco porque es muy intenso (…) Estudiamos la magnitud de los flujos gaseosos generados por la fertilización de los pingüinos Rey a lo largo de su existencia (…) Las emisiones de óxido nitroso en la isla no son suficientes para afectar a todo el planeta, pero nuestros hallazgos contribuyen a un nuevo conocimiento sobre el cómo estos animales afectan y cambian el medio ambiente a su alrededor»

– explicó el profesor del Departamento de Geociencias y Gestión de Recursos Naturales de la Universidad de Copenhague, Bo Elberling, en la publicación de su estudio.

Pixabay

En el estudio, encontraron que en las áreas donde habían más pingüinos emperadores, había un flujo de óxido nitroso con una presencia 120 veces mayor que en otros lugares de la Tierra. Llegando a ser por ejemplo, 100 veces mayor que en un campo agrícola. Lo que tal vez explicará, de porqué a veces los pingüinos parecieran pasarla tan bien.

Puede interesarte