Por Luis Lizama
11 mayo, 2020

Chorizo y Cacao acompañan cada mañana a Daniel, quien es conductor de FedEx.

El estilo es algo que se lleva en la sangre. Hay quienes nacen con él y quienes lo desean. No importa si eres humano, un gato o un león, cuando tienes la onda, no hay quien te detenga. Y así ocurre con los pequeños peludos protagonistas de esta historia, quienes por coincidencia del destino terminaron derrochando estilo en un camión de reparto.

Ellos son Chorizo y Cacao, dos perritos de raza “salchicha” que no tenían quién los cuidara tras el cierre de su guardería. Daniel, su padre humano y conductor de la empresa de reparto FedEx, se vio obligado a llevarlos con él. Nunca imaginó que lo harían con tanta felicidad y estilo. 

Daniel Nava

La pandemia del coronavirus ha obligado a cerrar muchos lugares. Escuelas, fronteras y obviamente guarderías, como aquella que cobijaba a estos bellos perritos.

Daniel y su familia tuvieron que adaptarse a esta nueva forma de vida, llevando a sus animales al trabajo. Ellos pasaban tres días de la semana en la guardería, pero ahora ocupan ese tiempo en trabajar.

https://www.instagram.com/p/B9MuE33nfkL/

Son unos grandes profesionales, que acompañan en todo a Daniel. Además, les creo una cuenta de Instagram donde publica todo tipo de fotografías y aventuras.

https://www.instagram.com/p/B3GfDS5nM08/

Normalmente hacía sus entregas solo, pero ahora tiene un par de ayudantes muy especiales para él.

“La decisión de llevarlos conmigo en las entregas no fue fácil, pero mi supervisor es muy comprensivo. También los había traído conmigo antes sin problemas de seguridad, los tengo en un arnés que está anclado a mi asiento mientras conducimos”.

Comentó Daniel a The Dodo.

Lo mejor de todo es que para ellos es entretenido y además seguro.

https://www.instagram.com/p/ByY7QLTn2bc/

Incluso tienen sus propios uniformes, igual que papá y sus compañeros de trabajo. Daniel también ha dicho que a ratos paran a descansar en algún parque, para que estiren sus patitas y no se estresen. 

https://www.instagram.com/p/B-KyxUwDAhC/

El coronavirus cambió su rutina, pero sacaron provecho y ahora son más felices todavía.

Con sus lindas y pequeñas mascarillas, trabajan felices cada día junto a papá Daniel.

Puede interesarte