Por Alejandro Basulto
19 noviembre, 2019

Los aplausos fueron unánimes. Se los ganó con creces.

Sin duda alguna en todos lados hay buenas personas, que destacan por sus acciones nobles y desinteresadas. Que son capaces de extremar los recursos y hasta asumir los mayores riesgos con tal de hacer un bien. Están por ejemplo los bomberos, que en muchos países no reciben sueldo, y en más de una ocasión ponen su vida en riesgo con tal de salvar a una persona (o más) de un incendio.

ADIVERB

También hay personas que sin un uniforme, realizan grandes y heroicas acciones. Como los que son capaces de sacrificar su vida para salvar a otra, incluyendo situaciones tan extremas como la caída de un niño a un río y el intento de un sujeto de rescatarlo lanzándose al instante al agua. Sin olvidar tampoco los que donan órganos estando aún vivos, como demostración de una valentía y solidaridad admirable. Y están también, los que arriesgan su vida para salvar a un animal.

ADIVERB

Como fue el caso de un presunto afrodescendiente de Estados Unidos, quien se bajó apresurado de automóvil cuando vio a una tortuga en la calle. En cualquier momento los autos iban a acelerar, poniendo en serio peligro la vida de este indefenso reptil. Lo que rápidamente entendió este sujeto, que tras descender de su vehículo corrió hacia este animal acorazado con la intención de salvarlo aún a pesar de que su vida también estuviera en riesgo.

Finalmente el rescate termina siendo totalmente exitoso. Y el reptil con caparazón logra ser rescatado. Este heroico sujeto posteriormente lo lleva a su automóvil para mostrárselo a su acompañante, para terminar su admirable obra dejando a la tortuga en una área verde a salvo de todo peligro. Un héroe sin capa, que no le importó exponerse al peligro con tal de salvar a un animal indefenso, para después además dejarlo en libertad en un lugar más seguro.

Puede interesarte