Por Lucas Rodríguez
11 enero, 2021

La tragedia de Mario ocurrió hace un par de noches. Ante la inminencia de perderlo todo ante las llamas, el hombre de 56 años optó por rescatar a su querido perrito.

Hay un par de frases que hacen referencia a las situaciones en las que todos nos veríamos obligados a elegir cuáles son las cosas que de verdad nos importan. Más que eso, estos escenarios catastróficos tienden más bien a elegir por nosotros. Quizás el más común de estos, es un incendio. A pesar de que contamos con maneras de reconocerlos, así como dedicados profesionales entrenados para combatirlo y apagarlos, es muy probable que si las llamas consiguen extenderse, nos cuesta varias, sino toda, nuestras cosas. 

Esa fue la realidad a la que se despertó un hombre de 56 años, residente de Mexicali, Baja California, México.

JONATHAN BOBADILLA TORRES

Mario es sordomudo y vive en el mismo lugar hace años. Sus vecinos ya lo conocen, por lo que cuando notaron que una de las tragedias más terribles ahora se cernía sobre él, creyeron perder toda la esperanza de que hay algo de justicia en el mundo. No podía ser que a un hombre así de desgraciado ya de por sí mismo, además le ocurriera algo así de terrible. 

El incendio consumió con rapidez la vivienda de Mario, la que era muy modesta.

JONATHAN BOBADILLA TORRES

Los bomberos consiguieron llegar a tiempo, evitando que el inmueble colapsara totalmente. Aun así, la gran mayoría de las pertenencias del hombre se vieron perdidas entre las llamas. Mario estaba muy dolido, pero al menos tenía un punto desde el que consolarse: su compañero más fiel había resultado ileso. 

Cuando se dio cuenta que el incendio –aparentemente causado por un fallo en el sistema eléctrico– comenzaba a extenderse, Mario tuvo una reacción instintiva: buscar a su perro y salir de ese lugar. El resto de las cosas podrían ser recuperadas con tiempo y esfuerzo. La compañía, amistad y amor de su cachorro, nunca serían las mismas. 

Nadie le desearía una tragedia como esa a nadie, menos aun a alguien ya de por sí con una discapacidad. Pero debemos verlo de otra manera: Mario nos señala que cuando uno se encuentra en la peor situación posible, solo hay una posibilidad de salir adelante con el corazón en el lugar. Él supo que esto no tenía nada que ver con prendas, libros o cualquier otro bien material, sino que en el único que ha estado a su lado desde el primer minuto:

Hoy en la madrugada en Mexicali, Mario de 56 años quién es sordo mudo, perdió su casa y vehículo, por un incendio causado por un corto circuito.

“Él le hacía señas a los bomberos que lo único que el importaba era su perro que lo sacarán con vida. Tras la desesperación él trataba de apagar el Fuego con una manguera cuando repentinamente entre las furiosas llamas, sale un bombero y le entrega a su perro. Mario se arrodilló y lloró de alegría sin que le importará su casa y su vehículo.”

–Historia de Mario, publicada por Expreso RGV

JONATHAN BOBADILLA TORRES

Mario tenía claras las prioridades de la vida.

Puede interesarte