Por Daniela Morano
23 julio, 2019

Sus rescatistas intentaban darle de comer pero él temía que también lo golpearan.

Benji vivía en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, junto a sus dueños. Estos lo mantenían atado a una cadena día y noche y lo golpeaban cuando pedía comida. Vivía así, cubierto en heridas y costras intentando dormir en el suelo de concreto sintiendo hambre y sed. El grupo animalista Sidewalk Specials recibió un llamado por parte de un vecino y corrieron a buscar a Benji.

Cuando llegaron donde este, estaba casi muerto. No sólo estaba desnutrido, sino que además sus heridas estaban infectadas y el frío estaba dañándolas aún más. Le ofrecieron comida pero en vez de aceptarla se asustó, probablemente porque cada vez que lo había hecho había recibido golpes.

Sidewalk Specials

Le insistieron hasta que aceptó y luego fue trasladado a un veterinario de urgencias. No fue fácil ganarse su confianza, pero con comida y cariño fue de a poco entregándose a sus salvadores.

Durante meses Benji estuvo en rehabilitación y pronto se convirtió en otro perro. Corría y saltaba como un perro sano, feliz de estar junto a personas que se preocuparan por él.

Sidewalk Specials

Como si eso fuera poco, el gran Benji fue adoptado por una familia feliz de recibirlo. Tiene hermanos con quienes jugar, comida y muchos amor.

Si ven a un perrito o cualquier otro animal en estas condiciones, siempre recuerden el enorme favor que les hacen al contactarse con las autoridades o su refugio local. La vida de ellos puede cambiar por completo.

Puede interesarte