Por Pablo Román
3 octubre, 2017

“No pude creer lo que vi”, dijo.

Yo vivo en una ciudad y toda mi vida he vivido en una metrópolis. Es normal que quede impresionado al ver un león en una piscina o una cobra en una jarra para galletas. Pero si vives en cualquier zona rural, es probable que un animal salvaje no te impresione.

Wade Seago escuchó a sus perros ladrar, al parecer, algo había afuera de su  patio.

¿Qué podría ser? ¿El cartero? ¿El lechero? ¿La suegra?

Bueno, resulta que el animal que encontró era un cerdo salvaje de 385 kilos (La suegra estaba cerca).

Pixabay

“Salté para ver que sucedía. Miré por la ventana trasera y no vi nada, así que corrí al frente de la casa, donde mis hijas miraban por la ventana, no pude creer lo que vi”, dijo a AL.

Seago, preocupado por su familia, tomó su arma (que me parece absurdo, pudo haber llamado a alguien) y le disparó.

Fueron 3 disparos los que necesitó para tumbar al animal.

Facebook/Wade Seago

Seago tiene un negocio de taxidermia  y nunca había visto un cerdo salvaje tan grande.

Así que, como era de esperar, lo colgará en su hogar.

Facebook/Wade Seago

Y esos fueron los últimos días de vida de este pobre criatura.