Por Antonio Rosselot
5 noviembre, 2019

Esta especie, única en las costas de Florida (EE.UU), está en peligro de extinción. Pero a Chad Ponce le importó bastante poco, y ahora está pagando las consecuencias por esta atrocidad.

¡Adivinen! Tenemos un nuevo capítulo de nuestra odiada serie «Los humanos somos horribles» disponible para ustedes. Esta edición les contará sobre el delito de Chad Ponce, un hombre de 38 años oriundo de Jacksonville (Florida, EE.UU), quien decidió dar de su propia medicina a un pez sierra peine.

¿Cómo? Le cortó su hocico dentado con una motosierra, tras pescarlo por error en su su bote. Evidentemente, el pez murió al poco rato.

Shutterstock

Todo esto comenzó en julio de 2018, cuando el departamento de policía de St. John’s County recibió una llamada sobre un hombre embarcado en un navío para pescar camarones, y que le estaba cortando el hocico a un pez vivo. El incidente fue reportado a la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) y la Florida Wildlife Commision (FWC), quienes iniciaron una investigación, ya que el pez sierra peine está en peligro de extinción y matarlo es un delito.

Cuando la FWC encontró a Ponce en su barco —llamado Triton II—, el hombre admitió que había pescado uno de estos ejemplares por error, pero a la vez aseguró que había devuelto al pez sano y salvo al agua. Los funcionarios revisaron el barco y, si bien no encontraron indicios de la presencia de un pez sierra peine, vieron que Ponce tenía muchas motosierras a bordo.

St. Augustine Record

Luego de un tiempo de averiguación, los investigadores dieron con varios testigos que contradicen el testimonio de Ponce: incluso uno de ellos grabó la situación con su celular.

Según documentos judiciales expuestos en DailyMail.com, el pez medía entre 3,7 y 4,3 metros de largo, y en el video se ve cómo el pez sale atrapado en la red del pescador antes de que lo dejen en cubierta.

Facebook

El hombre que filmó este delito le preguntó a Ponce si el pez es un sierra peine, a lo que éste respondió que sí, que le iba a cortar el hocico y que el pez aún estaba vivo. Otros dos testigos comentaron que el pescador tomó una motosierra y mutiló al indefenso pez, para después sacarlo de la red y devolverlo al agua.

El caso estará abierto hasta el 19 de diciembre próximo, fecha en que se celebrará el juicio en su contra. Ponce arriesga a pasar hasta un año en la cárcel por su horrible delito, además de pagar una multa de 50 mil dólares.

St. Augustine Record

En este caso, no tendrá a mano una de sus motosierras para cortar las rejas y escaparse del encierro…

Puede interesarte