Por Antonio Rosselot
11 septiembre, 2020

“No vendo a este perrito por nada del mundo, es mi familia. Donde él vaya yo también iré, porque es él quien me empuja”, comenta Luiz Fernando Gomes de Araújo, que encontró a Joe hace seis años en el puerto de Santos (Brasil).

Luiz Fernando Gomes de Araújo vive en las calles de Santos, el brazo costero de la enorme urbe de São Paulo (Brasil). El hombre no tiene familia cercana y ha estado sometido a la dureza de la falta de hogar por mucho tiempo, pero tiene una pequeña luz de esperanza en la forma de su perrito Joe.

Gomes adoptó a Joe hace seis años, después de encontrarlo en el puerto. Según cuenta él mismo al portal Razoes para Acreditar, llegó allí después de ser abandonado por su dueña anterior.

“Me contaron que Joe vivía en un departamento y que su dueña no podía cuidarlo más. Como no encontró a alguien para dárselo en adopción, decidió soltar al perro y yo lo encontré. Le faltaba un trozo de oreja y tenía garrapatas, pero me encargué de cuidarlo”.

Luiz Fernando Gomes de Araújo a Razoes para Acreditar

Andrea Grosso

Joe tiene una vida muy cómoda al alero de su dueño Luiz, que a pesar de sus carencias materiales y económicas, se las arregla para sacarlo a pasear con una correa y bañarlo en las duchas de la playa. Además, tiene su propio jabón y hasta hace poco también poseía una pasta de dientes y un cepillo.

Además, una clínica veterinaria lo atiende gratis y cada vez que va, el perrito se regodea en todo sentido. “Él tiene su ración de comida, pero prefiere comer arroz con carne a la hora de almuerzo”, comenta Luiz.

Estos años de compañía han hecho que Luiz se muera de miedo de sólo pensar en separarse de Joe. Por lo mismo, no dudó en rechazar una tentadora oferta de 2 mil reales —unos 380 dólares, aproximadamente— que le hizo una mujer para comprarle a su perro.

“Me preguntó si quería un valor mayor, que ella pagaba, pero no vendo a este perrito por nada del mundo, es mi familia. Donde él vaya yo también iré, porque es él quien me empuja”.

Luiz Fernando Gomes de Araújo a Razoes para Acreditar

Andrea Grosso

La idea de Luiz es conseguir un empleo lo antes posible, para poder salir de las calles y ofrecerle una mejor vida a us querido Joe. En sus palabras, lo que más desea es un techo propio para “no despertarme preocupado por él y por mis cosas”.

Este hombre tendrá carencias económicas, pero tiene un corazón abundante en amor y cariño. Esperamos de corazón que la vida le eche una mano y pueda tener su hogar lo antes posible.

Puede interesarte