Por Monserrat Fuentes
28 enero, 2019

Lee pensó no volvería a ver a su querida compañera Crystal, pero lo ayudaron a reencontrarse con su mascota. Ella es lo único que tiene.

La vida de un hombre británico de 24 años no ha sido nada sencilla, se llama Lee y a su corta edad ya ha tenido que vivir en las calles de Leeds, Inglaterra, pese a que no tiene a nadie en quien apoyarse, su fiel compañero perruna Crystal le ha dado el amor y fuerza que necesita para tratar de salir adelante.

Pero eso cambió drásticamente después de una pelea callejera, el 15 de enero de este año, se desató una discusión bajo el puente cerca de donde él y su amada perra de 2 años estaban durmiendo. De repente, al oír la discusión, Crystal se asustó y salió corriendo.

Helping Hands/Facebook
Helping Hands/Facebook

Durante toda una semana Lee no supo nada de su perra, estaba completamente devastado porque pensó que nunca más la volvería a ver, informa The Dodo.

Intentó buscarla por su cuenta, pero después de vagar por varias calles supo que necesitaría ayuda para poder encontrarla. Una organización local, Helping Hands , se involucró en la búsqueda y pronto cientos de personas en todo el país pusieron carteles de perros perdidos y rezaron por el regreso seguro de Crystal.

Hubo varios reportes de avistamientos, pero ninguno fue fructífero hasta que un granjero informó que vio a Crystal y logró atraparla.

Helping Hands/Facebook
Helping Hands/Facebook

«Todo el evento fue una semana entera de pánico y emociones fuertes, Lee y yo pasamos tiempo juntos, mientras lo consolaba y lo tranquilizaba», dijo a The Sun Toni Mella Sweeney, de Helping Hands. «La mañana que recibí la llamada, inmediatamente fui a buscar a Lee».

Tan pronto como Lee vio a su amada perra, no pudo contener la emoción y rompió en llanto, mientras Crystal le movía la cola y lamía sus lágrimas. «Te extrañé tanto», se puede escuchar a Lee diciendo en el video de la reunión.

Helping Hands/Facebook
Helping Hands/Facebook

Mira aquí el reencuentro.

Sin duda, el amor incondicional de un perro es uno de los mejores regalos que la vida puede darnos.

Puede interesarte