Por Constanza Suárez
13 diciembre, 2018

César contó que a menudo renuncia a la comida que le dan para alimentar a sus fieles amigos. Ellos quisieron devolverle ese amor.

Cerca de las 3 de la mañana del día domingo, un hombre sin hogar llamado César llegó al Hospital Regional Alto Vale en Brasil, para recibir tratamiento por un difícil problema de salud que enfrentaba.

Como César no acostumbraba ir a ese recinto, los trabajadores de salud debieron hacerle preguntas sobre su estado e historial médico. Mientras conversaban sobre eso, la enfermera Cris Mamprim se dio cuenta de una escena conmovedora: 4 perros esperaban pacientes y expectantes al hombre. Él realmente no estaba solo.

Si bien César no tenía cosas materiales, su vida estaba llena de cosas que importan, como la amistad y el amor.

Sus fieles amigos estaban preocupados por él, parados fuera de la puerta principal del hospital. Esperaban ansiosos su regreso a salvo.

Facebook/Cris Mamprim

César admitió que a menudo no come para darle esa comida a los perros. “Todos están bien cuidados y son gorditos. Verlos así, esperar en la puerta, solo muestra cuánto se cuida y se ama”, dijo Mamprim a The Dodo.

Cris compartió la fotografía en su cuenta de Facebook, donde escribió: “Una persona simple, sin lujo, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores, las maldades del mundo, tiene a su lado los mejores compañeros, y el intercambio es recíproco. Intercambio de amor, cariño, calor, comprensión”.

Facebook/Cris Mamprim

Luego añadió: “No sé cómo es su vida, porque está en la calle, y no me importa y lo juzga, pero admiro el respeto y el amor que tiene por sus mascotas. Verlos así, esperando en la puerta, sólo muestra lo mucho que son bien cuidados y amados. Ay si todos fueran así…. si no tuviera maldad, malos tratos”.


Puede interesarte