Por Mariana Meza
22 enero, 2021

Pensaron que era un gato común y corriente hasta que los veterinarios les dijeron que era un gato montés escocés. Se estima que hay entre 100 a 300 de estos animales salvajes viviendo en la naturaleza y es una de la especies más raras del Reino Unido.

Era un día normal para un chef y su amigo cuando salieron a dar un paseo por un frío parque de Escocia hasta que se encontraron a un pequeño gato bebé congelándose en medio de la nieve. En un principio, pensaron que era un felino común y corriente sin saber que, horas después, se enterarían que habían encontrado a una de las especies más amenazadas de Europa.

El paseo tuvo lugar en el Parque Nacional Cairngorms, al nordeste de Escocia. El chef Pete Macnab (32), junto a su pequeño hijo Alastair y su amigo Piotr Peretko (34) se adentraron en las Tierras Altas de Escocia cuando se percataron del pequeño animal.

Pete Macnab

Lo primero que vieron fue un rebaño de ovejas dando vueltas por el lugar. Se acercaron, los animales se dispersaron y entremedio vieron a un diminuto gato atigrado, en la zona rural de Dava Way. No era cualquiera, era un gato montés escocés, una especie en peligro de extinción que cuenta con muy pocos ejemplares en el país.

Según cuentan, el pequeño no tenía fuerzas ni para ponerse de pie. Sin dudarlo, Piotr Peretko (34) lo tomó y los tres caminaron tres millas para volver a la ciudad y así llevarlo a un veterinario. “Piotr lo encontró y lo recogió, era absolutamente diminuto, solo debía tener un par de meses”, dijo Pete a Daily Mail y agregó que “estaba absolutamente helado y su pelaje estaba enmarañado por estar tendido en la nieve”. En el camino bromearon acerca del origen del gato y, entre risas, dijeron que era un gato montés escocés que suele vivir en esa área. Resulta que no estaban para nada equivocados.

Lo que se sabe de esta especie de gato salvaje es que, además de estar en peligro crítico de extinción, la tasa de mortalidad en los bebés es alta, sobretodo cuando son abandonados por su madre, según consignó Daily Mail.

Pete Macnab

Huntleigh, como llamaron al felino, tenía características particulares. Aunque su apariencia era como la de un gato doméstico, no ocurría lo mismo con sus garras, las que eran tan afiladas como una navaja.

Los hombres lo dejaron en el veterinario el pasado miércoles 13 de enero y Pete lo publicó en varios grupos de Facebook con la esperanza de que alguien lo reclamara. Nadie lo hizo.

Por su parte, Piotr empezó a buscar una cama para gatos y así darlo en adopción. Estaba en eso cuando lo llamó el veterinario para informarle lo que, en broma, había hablado con su amigo Pete. Se habían encontrado con un gato montés de Escocia, quien estaba luchando por vivir en el centro de salud de animales.

“Al día siguiente recibimos una llamada diciendo’ lamentamos que el gato haya fallecido'”, comentó Pete a Daily Mail. La glucosa, el agua caliente y una manta caliente que le dieron al animal en el veterinario no fueron suficientes. Huntleigh murió el viernes.

Pete Macnab

Se estima que hay entre 100 a 300 de estos gatos salvajes viviendo en la naturaleza y que es una de las especies más raras del Reino Unido y una de las más amenazadas en el continente europeo.

Tony Hamblin (fotografía ilustrativa de un gato montés escocés)

Pese al triste desenlace del animal, Pete confesó que “fue la experiencia de mi vida”. Él junto a Piotr iniciaron una campaña para recaudar fondos y así ayudar a una organización benéfica que se preocupa de este tipo de gato montés. Ya van más de £ 4,000 y fueron contactados por la Royal Zoological Society, quienes les dijeron que también habían iniciado una recaudación. “Ha sido un torbellino de eventos”, finalizó.

Puede interesarte