Al parecer al cazador le gustan mucho este tipo de fotografías, pues tiene otra con junto a un elefante muerto.

La crueldad hacia los animal me sorprende día a día; parece no terminar jamás. A diario vemos en las redes sociales y medios masivos de comunicación noticias sobre maltrato hacia los animales o el tráfico ilegal de ellos. Jamás entenderé el acto de cazar: solamente matar a un ser vivo por diversión. Pero no me cabe en la cabeza cómo alguien podría además sacarse fotos y ridiculizar al ser que acaban de asesinar.

Nick Haridemos es un hombre de negocios oriundo de Canberra, Australia que en su tiempo libre se dedica a matar animales. El hombre aparece en una serie de fotografías en las que aparece junto a animales muertos. En una se le ve en un auto sentado al lado de un babuino ensangrentado al cual había vestido con un gorro y lentes.

Nick Haridemos

El brazo ensangrentado del animal fue posicionado en el manubrio, para simular que el babuino estaba manejando. Las fotos han causado repudio general: los animalistas están furiosos. Nick Haridemos no parece arrepentido en lo más mínimo, de hecho todo lo contrario. 

El hombre subió las fotos a la plataforma pública Photobucket, haciendo alarde de lo que había hecho. Aparte también le puso captions a las fotos bastante preocupantes. Por ejemplo en la del babuino escribió: “Absolutamente muy chistoso. El nuevo trabajo como conductor fue divertidísimo.” En otra foto se ve a Nick junto con un elefante muerto mientras sostiene su rifle con mucho orgullo.

Nick Haridemos

Sobre Namibia, el lugar donde cazó al elefante, el hombre dijo: “es verdaderamente el mejor lugar para cazar al marfil más grande de África”. No contento con presumir sobre los animales que asesinó, también habló sobre otros detalles del viaje. Tales como que viajó en clase ejecutiva al país africano.

Ha sido tal el revuelo que causó el cazador que su abogado tuvo que hablar. Este detalló: “El señor Haridemos se ha, en ocasiones, involucrado en actividades de ‘caza conservasionista‘. Esta es una actividad regulada, la cual la lleva a cabo según licencias y cupos que emite el país en cuestión y se realizan de una manera por la cual no son una amenaza para ninguna especie en peligro de extinción”.

Nick Haridemos

A pesar de que la caza de Haridemos sea legal, grupos animalistas se han opuesto tajantemente a los viajes del hombre. Nicola Beynon, parte de la Sociedad Humanitaria Internacional (Humane Society International), dice: “La mayoría de la gente se siente asqueada por los cazadores de trofeos que suben fotos con vida silvestre masacrada“.

Parece mentira que en 2018 aún haya gente que por diversión mata animales, habiendo tantas otras actividades en las que uno puede buscar entretenimiento. Esperemos que la voz de aquellos que se oponen a estas prácticas sea escuchada. 

Puede interesarte