Por Valentina Miranda
16 junio, 2022

Denali tuvo una larga estadía en una clínica estadounidense luego de haber sido operado por tragarse una piedra. Afortunadamente todo salió bien, pero mientras estuvo en cuidados intensivos se sentía ansioso con tanta gente, pero tampoco quería estar solo, así que el personal ideó el muñeco para tranquilizarlo.

Una de las situaciones más estresantes que hay para los perritos es ir al veterinario, y por muy duro que les parezca, es algo necesario para cuidarlos y mantenerlos lo más sano posible, pero sobre todo para salvarlos cuando algo no anda bien.

Denali es un husky siberiano que, al igual que muchos, está acostumbrado desde cachorro a visitar a los médicos para sus chequeos regulares, pero hubo una excepción en la que el motivo fue bastante preocupante.

Glove Cities Veterinary Hospital

Su dueña no dudó en llevarlo a la clínica Glove Cities Veterinary Hospital para que lo revisaran, ya que no quería comer nada, ni siquiera sus golosinas favoritas. La Dra. Sharpe le hizo unas radiografías y pudo ver que había ingerido una piedra, la cual estaba deteriorando su salud, según The Dodo.

Después de haber pasado una noche en la clínica, fue sometido a una cirugía para quitarle la roca y vuelva a estar bien como antes. Afortunadamente la operación fue todo un éxito, pero tuvo que quedarse en la unidad de cuidados intensivos para reponerse.

Glove Cities Veterinary Hospital

Los veterinarios revisaron su estado de salud todo el tiempo que estuvo en la clínica, y esta situación resultó ser estresante para Denali porque mucha gente lo miraba, pero tampoco le gustaba quedarse solo.

Así que al personal se le ocurrió una idea para que se sintiera cómodo. Improvisaron un muñeco con materiales que encontraron cerca, como un traje de veterinario y sus herramientas, un palo, un trapeador y la foto de la Dra Sharpe para crear uno falso que le haga compañía al perrito.

Glove Cities Veterinary Hospital

El personal mostró su creación en TikTok, donde se pudo ver al perrito tranquilo mientras la “doctora” lo cuidaba.

“Con el uso del ‘veterinario improvisado’, parecía que él sentía que alguien todavía estaba con él, pero no demasiado como para ponerlo ansioso o nervioso. Tan pronto como se construyó, se acomodó enseguida. Esto es antes y después de la cirugía. Parecía estar hipnotizado por eso. Permaneció junto a él durante toda su estadía”, dijo Jillian a The Dodo, gerente de marketing del hospital.

Mira el video a continuación.

La idea funcionó como esperaban, y lo mejor es que Denali ya está de regreso en su casa. “Estamos muy agradecidos de decir que Denali está bien después de la cirugía. ¡Está en casa descansando con su familia y manteniéndose alejado de las rocas!”, dijo Jillian a The Dodo.

Así que cuando los veterinarios tengan a un animal en cuidados intensivos y esté tan nervioso como Denali, ya sabrán qué hacer.

Puede interesarte